sábado, 15 de marzo de 2008

Sobre los Espacios INCAA

En la edición del pasado domingo 9 de marzo, en Página12 entrevistaron al cineasta Pino Solanas, con motivo de la reciente denuncia del presidente del I.N.C.A.A., Jorge Alvarez. Solanas, con conocimientos de sobra sobre diversas aspectos, hablaba de ciertas promesas nunca cumplidas, entre ellas las mejores en los complejos Tita Merello y Gaumont, o Espacios INCAA Km. 0 y Km. 1 respectivamente. Como tantas otras veces, fue en el Gaumont donde vi las películas Tres minutos y Las vidas posibles, y debo decir que cada vez que voy a dicho complejo, ruego que me toque ver el film que deseo en la sala número 1, la principal, remodelada hace un tiempo, que cuenta con una de las pantallas cinematoraficas más grandes de sudamérica. Ocurre que en las otras dos salas, las número 2 y 3, no sólo las pantallas son deficientes, sino también los proyectores y el sonido. Por desgracia, ambos films estaban uno en cada una de las salas, al menos en los horarios que asistí yo, de tarde, temprano. Así, el espectador ¿disfruta? Del film que eligió con un sonido que deja que desear y una imagen generalmente poco nítida, y sobre ello habla Solanas a la hora de hacer reformas.
Es cierto que son complejos de entrada económica comparados con las cadenas de cine, y el gran público es la gente de la tercera edad, que no merece ver al cine argentino en dichas condiciones, por más económica que fuere la entrada. En todo caso, es justo que así sea, pues estos complejos cuentan con el apoyo del Estado Argentino y están a cargo del Instituto de Cine. Por ende, deberían ser espacios no sólo confortables y pintorescos, sino también dignos de exhibir películas de nuestra industria.

No hay comentarios.: