sábado, 17 de mayo de 2008

Nido de cuervos


La que me faltaba ver de las cinco nominadas al Oscar como mejor Película, la ópera prima del guionista de la trilogía Bourne. Un debut con todas las luces para un cotizado escritor de la industria.
Lo cierto es que luego de ver Michael Clayton, debo afirmar que Gilroy consigue montar un thriller con lo mejor del suspenso que pudieron tener guiones suyos como Prueba de vida o El abogado del diablo, y mucha tensión al mejor estilo de Eclipse total, estos dos últimos dirigidos por Taylor Hackford (Ray.) Pero además de tejer una trama efectiva, ágil y certera, Gilroy se revela como un notable director de actores. El trío que conforman George Clooney (en la piel de Clayton), Tom Wilkinson (como el abogado que tiene trastornos) y Tilda Swinton (la ambiciosa funcionaria de la multinacional que desencadena el conflicto) es creíble y con momentos de lucimiento para cada uno de ellos en las escenas clave. Todos estuvieron nominados en los Oscar 2008, y Tilda Swinton fue la sorpresa al vencer como Actriz Secundaria, opacando a las favoritas Cate Blanchett y Ruby Dee. Hay que decir, nunca se sabe con la Academia, que Swinton está muy bien, pero no era para una estatuilla.
Es cierto que al género en sí no le aporta mucho, y hemos visto varios filmes del tipo muy logrados, pero me pregunto cómo la hubiera dirigido Michael Mann por ejemplo, tal vez el indicado del género para hacer de cada minuto, un film mayor, como El informante o Fuego contra fuego, por caso. Sin embargo Tony Gilroy consigue un puntapié inicial muy positivo tras las cámaras, y como espectador ya estoy ansioso por ver Duplicity, sobre los entramados de las corporaciones farmacéuticas, y con Julia Roberts y Phillip Seymour Hoffman en foco. Allí estaré, Sr. Gilroy.

No hay comentarios.: