lunes, 9 de junio de 2008

En la cárcel: emoción a flor de piel


El pasado año, en una clase que cursaba de Dirección de Actores, surgió el tema de Trapero y sus actores en su variada filmografía, en ese momento compuesta por cuatro filmes. Ante cierta decepción general por “Nacido y criado”, pero sobretodo la crítica expresada ante las flojas labores de los personajes de “Familia rodante”, mi profesora dijo que algo estaba mal en la búsqueda de Trapero. Y que eso se confirmaba en la idea de su próximo film: una mujer que despierta con dos hombres “asesinados” a su lado, y que debe ir a la cárcel, embarazada. En ese momento, sin saber mucho más, compré el prejuicio, y estuve de acuerdo en que algo andaba mal ultimamente con Trapero.
Este año vino Cannes, y lo cierto es que “La mujer sin cabeza”, de Martel, pintaba como fuerte candidata a entrar en competencia. Y entró, pero en un hecho histórico para nuestro cine, fueron dos las obras “en competencia”. Despacito, y callado, Trapero logró un lugar con su quinto film, recién salido del horno del montaje, bautizado como “Leonera”. Cannes pasó, no hubo premios oficiales, pero sobre el final Martina Gusmán era un rumor fuerte para el galardón a la mejor actriz. Y si los especialistas hubieran arriegado una ficha para alguno de los dos filmes argentinos, todos la hubieran puesto en “Leonera”.
Concretamente, “Leonera” es la mejor película argentina de este año, hasta el momento. Sin dudas, Martina Gusman es la gran revelación, y sus dotes ya no están en duda, como sí lo estuvieron por su labor en “Nacido y criado”. Trapero se consagra como un talentoso director nacional, y su mérito para dirigir a “no actores”, personalmente, es mayor al de Sorín.
No diré lo que ya afirmaron los críticos, aunque coincida: Trapero no cae en lugares comunes, no nos cuenta una historia sobre mujeres en la cárcel, no recurre a ciertos clichés.
Su film es sobre un personaje, con un arco de transformación ejemplar para tomar en cuenta en cualquier clase de guión. Ese personaje tiene la fuerza y la potencia de una “leona”, y Gusman sabe donde se está metiendo al aceptar componerlo. Sabe lo que busca su marido, es decir Trapero, el director. El lo sabe, mejor que nadie. Quiere contar el triste y árido panorama de una mujer que da a luz y luego cría a un niño en un lugar hostil como una cárcel.
Las guardiacárceles, algunas reclusas, las trabas judiciales y la causa pendiente son obstáculos, unos más fuertes que otros, pero secundarios en relación con esta leonera que es capaz de todo por un hijo.
Brillante la actuación de la amiga y compañera de celda, una dignísima “no actriz”. Naturales y expresivas cada una de las mujeres que aparecen en escena. Impecables los rubros técnicos, y sólido el guión, escrito por Trapero y por los directores de “El Amor. Primera Parte”.
“Leonera” vale por la secuencia en que los niños del pabellón van al jardín de infantes improvisado allí. Vale por algunos travellings como el que nos sitúa en el pabellón en los primeros minutos del film, cuando la guardia toma asistencia y vemos que las reclusas dan un paso adelante con sus panzas a cuestas. Vale por Gusman, vale por los no actores, y vale porque a lo largo de casi dos horas nos mantiene en vilo, despertando la ternura, la emoción, la tristeza y el desamparo que puede sentir un ser humano, más allá de los pecados cometidos. Que todas esas sensaciones vibren en el espectador, con un contexto como el de una cárcel, habla a las claras de una película con todas las letras.

9 comentarios:

Fernando dijo...

Coincido ABSOLUTA Y PLENAMENTE con tu critica.
Es una pelicula que me emociono en mas de un sentido: desde lo tecnico (tal cual los ejemplos que pones); a lo actoral (la actuacion de Gusman es sencillamente brillante); sin olvidar algunas frases del guion que hablan por si solas (como ejemplo, basta saber que cuando Julia "entrega" a su hijo para que su madre lo saque por un rato del encierro, solo le aconseja "llevalo a la plaza". Esa misma frase resignifica todo el pesar, la culpa, el dolor y el cariño que esa madre siente por su hijo y por la vida que no puede darle.
Cuando terminé de verla solo me pregunte, ¿que carajo hace esta acriz de ahora en mas despues de haberse hecho tanto carne de un papel tan genial como ese? Ojala me cierre el culo y vuelva a sorprenderme con una nueva peli tanto o mas interesante que esta...

Tomás Sala dijo...

Tal cual, y otra linea de diálogo que me pareció notable, y que olvidé hacer referencia en la crítica, es cuando ella se despide de su compañera, quien queda en libertad. Luego de abrazarla, emocionada y destruida a la vez, dice un tímido "gracias" que tiene una connotación enorme, y es una sola palabra, que define la compañía y la ayuda de esa mujer para con Julia (Gusman.)

caro* dijo...

Excelente pelicula, no me moví de la butaca y me sucedió lo que me sucede cuando algo me está encantando: no quería que se termine.
Ella genera un encanto increíble, cautiva al espectador y es adictivo y muy agradable verla en cámara todo el tiempo, dificilmente pasa eso con una nueva actríz, pero me pasó.
Una historia que cuenta un momento en la vida, no intenta marcar perfiles, nadie es bueno, nadie es malo, simplemente son lo que muestran y las cosas que les pasa. La película genera sensaciones todo el tiempo: ternura, agobio, comprensión, hostilidad y furia. La protagonista pasa por todos los estados, los espectadores también.
Estoy felíz, hace mucho tiempo que no me pasaba, de salir del cine y sentir que valió la pena.

Tomás Sala dijo...

Y lo bueno es que nos pase con un film argentino. y ojo, me harta encasillarnos y alegrarme o no si a un film argentino le va bien o no, pero es que a veces también me harta tanta pálida para con nuestro cine, entonces: enhorabuena!

juli dijo...

para mi
julia zarate
como mamá cora
como mecha y taly
como camila
como norma belvedere ...
son esos personajes que el cine convierte en inolvidables, en seres cercanos, queribles, humanos

Fernando dijo...

PERDON. WHO IS "TALY Y MECHA"?

Tomás Sala dijo...

Taly y Mecha son Morán y Borges en "la ciénaga"? me extraña Sala. Julieta: veo que nombraste a Norma Belvedere, es decir que x fin viste "El hijo de la novia"?

caro* dijo...

Lo mejor de la ciénaga es el nenito, como es la anécdota fer...la de la vacuna. Recordala para todos por favor.

Fernando dijo...

El tema es asi. La Moran esta con sus 6 hijos en una clinica improvisada del Norte poniendole la antitetanica a uno de sus críos. Y cuando el medico le dice "Tiene la antitetanica puesta", la Moran, muy decidida, niega con la cabeza y le dice "Luchi, tu hermano tiene la antitetanica" y Luchi, con sus 5 años da el veredicto final. Genial!