domingo, 1 de junio de 2008

Un viaje de ida


Me pasan dos cosas con el cuarto trabajo de Sean Penn tras las cámaras. La primera es que como realizador, lo encuentro más interesante a nivel narrativo en su film anterior, “Código de honor”, en el que percibo su ritmo y su enérgica dirección, cómodo en las aguas de un thriller. Entonces, al ver “Hacia rutas salvajes”, por momentos me disperso, y siento que se enamoró demasiado de la historia y de sus paisajes, descuidando por momentos la trama. Lo segundo es que se rodea de un excelente equipo, desde la fotografía, el montaje, el sonido, la banda sonora y el elenco. Y, como realizador, sabe explotar lo mejor de cada área, en pos de una trama muy atractiva para ser llevada al cine.
A lo largo de unas extensas dos horas y media, Penn recurre a al drama, la comedia, las citas literarias, las imágenes de videoclips y las tragedias humanas. Y si bien su película no siempre nos mantiene en vilo, sí consigue un sobresaliente nivel visual. Penn logra que cada uno de los planos, y ésta es una película colmada de planos detalle y de grandes planos generales, posea una riqueza y una composición tan bella como embriagadora, que mereciera ser vista en una gran pantalla, privilegio que no conseguimos aquí, ya que el film se editó en abril directamente en dvd.
En cuanto al nivel actoral, Emile Hirsch (un actor casi desconocido pero camino a convertirse en estrella hollywoodense que suma belleza y talento en dosis justas) está presente en casi todas las escenas, y consigue una dignísima actuación, y en los momentos más comprometidos sabe brillar y conmover. Virtudes extendidas a actores consagrados como Marcia Gay Harden, Hal Holbrook (la escena en que despide al personaje de Hirsch es de lo mejor del film), Catherine Keener y William Hurt.
La última media hora revive el espíritu del film, y el desenlace consigue conmover, sin golpes bajos ni resoluciones fáciles. Tal cual fue en la realidad, porque el viaje de este joven que tenía todo para armar un futuro brillante y opta por un viaje espiritual sin retorno fue real, y Penn sabe honrarlo, avanzando un paso más como virtuoso director de cine.

2 comentarios:

Ro Luna dijo...

no me hagas juicio tomy, pero puse una de tus criticas en mi blog, es que hoy vi "the savages", viste que en Rosario se estrenan más tarde, y me paso algo rarísimo!!! me reí durante toda la peli, la disfrute, y media hora despues de salir de cine me agarro una angustia, tan grande pero tan grande...que pelicula, da para ir pensandola en capas, como una cebolla...en fin, tome tu critica y la publique en mi blog, coincido mucho y quiero que los mios tambien lo lean. Mil besos!!!
rO!

Tomás Sala dijo...

Me alegro que compartas! Una pequeñagran película. Y quiero que la gente que lee mi blog sepa que esta gran amiga rosarina está en competencia con su corto "Final de juego" en el Festival de Florianópolis. Exitos, y felicitaciones nuevamente!!!