sábado, 13 de septiembre de 2008

Sobre la muñeca inflable


Otro film pequeño, de esos que han recibido elogiosas críticas, y que de algún modo han fortalecido la industria pseudo independiente del cine norteamericano. Estoy hablando de "Lars y la chica real", de reciente estreno en nuestro país, luego de un año con películas de ese estilo, como "La familia Savage", o directo en DVD "Margot y la boda", o bien anteriormente, en la temporada de los Oscar, "La joven vida de Juno", máxima representante del género,poe su repercusión, éxito y premios.
Una historia sencilla, un personaje encantador (antihéroe absoluto), una ciudad o comunidad pequeña y discreta, y un humor particular, pincelando algunos dramas de la vida cotidiana. Estas características son comunes a los citados films, incluyendo a Lars, en la piel del ascendente Ryan Gosling, aplaudido y nominado a un primer Oscar por su papel en "Half Nelson", y reconocido a partir de esa historia de amor que una buena parte del público celebró, "Diarios de una pasión", dirigida por el hijo de John Cassavetes, Nick.
Aquí, Gosling es un ser hermético, sumiso, calmo, y con tendencia al mutismo. Pero no tiene algún tipo de retraso, como algunos críticos observaron. Aislado y solitario, vive en la parte trasera de una casa familiar, con su hermano y su cuñada como vecinos. Cierto día, Lars les toca el timbre en compañía de una dama para la cena. Pero su invitada es una muñeca de tamaño real, tipo maniquí, vestida con ropa de mujer, maquillada y con un largo pelo lacio.
No es casual que tanto esta película como las citadas "The Savages" y "Juno" hayan compartido nominación a mejor guión original en los últimos Oscar. Sí lo es, que los guiones en cuestión hayan sido escritos por tres mujeres, cosa insólita en la industria.
Pero esta trama, tejida por la guionista de “Six feet under” Nancy Oliver, no tiene la suficiente emoción y reflexión presentes en Savages, ni la frescura y naturalidad tan elogiada en Juno. Es una historia particular, pero con sólo un par de escenas bien construídas, y luego bastante monotonía en diversas escenas que avanzan poco, y dispersan al espectador. Sobre la última media hora, la historia crece y termina por involucrar al espectador que ha resistido, gracias a la comprometida, difícil y más que lograda composición de Gosling, quien merecía mayores reconocimientos, y a quien habrá que tener en cuenta como uno de los actores más prometedores del panorama actual hollywoodense. El resto del elenco cumple con cierto encanto propio, dando vida a una comunidad unida, cómplice de las reacciones de un personaje fuera de lo común, y dispuesta a ayudarlo hasta las últimas consecuencias.

2 comentarios:

(...) dijo...

Me parece una critica acertada, con conocimiento de lo que esta hablando.
Me gustaria tambien poder leer una critica de Juno, pelicula que tambien me resulto llevadera y levemente liberadora de los refritos,tanto extranjeros como nacionales.

Tomás Sala dijo...

Gracias por el comentario. Te comento que si buscás en las primeras entradas de mi blog, cuyo archivo aparece al costado, encontrarás una extensa crítica de Juno. Saludos