lunes, 1 de septiembre de 2008

Sobre un notable film y ciertas críticas


Hace ya un par de meses, exactamente el jueves 5 de junio del corriente, llegó a los cines un filme de terror (sólo para enmarcar la película en un género, aunque sea mucho más que eso en este caso) dirigido por Frank Darabont. Me refiero a “La Niebla”, basada en la novel a de Stephen King, quien ha demostrado una gran conexión a nivel de adaptación, rigor y calidad artística de la mano de dicho realizador, a juzgar por los resultados en “Milagros inesperados” (1999) y en “Sueños de libertad” (1994).
Tuve la ocasión de verla días atrás en dvd, y lamenté no haberla tenido en cuenta en su momento, porque creo que es un film realmente valioso y muy superior al cine pochoclero, mediocre y previsible de suspense y/o terror que suele verse en las salas.
Un exquisito clima sonoro, una impecable construcción sensorial desde el lugar de refugiados en relación al fuera de campo, un elenco homogéneo, y dosis justas de adrenalina y miedo. Hablo de una trama con riesgo para la transposición a lo audiovisual, ya que aquí hay un variado número de pobladores que se encuentran haciendo compras en un supermercado cuando de repente una espesa y aterradora niebla invade la zona, dejando sin visión alguna a los grandes ventanales de la tienda. Es decir que Darabont apuesta por una historia cuya acción transcurre en la mayor parte del metraje, entre góndolas de supermercado, pero se vale de un buen manejo de actores como para desarrollar los diversos matices y reacciones de la gente que allí queda atrapada, y de la que decide salir, a costas de terroríficas consecuencias.
Pero quiero ahora hacer una corrección necesaria, pues uno es responsable de lo que escribe, y del medio en el que lo hace, y lo cierto es que cuando consulté el archivo de Página12, para ver la crítica del film en cuestión, me encontré con un texto firmado por Horacio Bernades, y un puntaje para dicho filme de 4 puntos sobre 10. Particularmente, soy un asiduo lector de algunas de sus críticas, al igual que de las de Diego Batlle en La Nación o en su sitio OtrosCines.com. No comparto muchísimas cuestiones a favor o en contra, de ambos, sobre determinados filmes o ciertos directores, pero me atraen sus prosas, y su coherencia formal y teórica del cine en general. Y me resultó muy chocante el primer párrafo de su opinión sobre La Niebla: “A fines de la década pasada, el director y guionista Frank Darabont ganaba cuatro Oscars con “Milagros inesperados”, un sancocho de trucos y efectismos clase Z con pretensiones de seriedad y mensaje New Age, reconocido a partir de una novela gráfica escrita por su amigo Stephen King.”
Ahora bien, Sr. Bernades, sepa que con total seguridad ha escrito una gran mentira, en pos de ir sumando argumentos poco convincentes para justificar su 4 como puntaje, en su empecinamiento por un filme que no lo merecía. Es decir, desde el vamos desmereció a un realizador, utilizando el lugar común de muchos “intelectuales de cine” que se valen de menospreciar a ciertos directores o películas que merecieron el Oscar. Y sin embargo, sostiene una gran mentira, pues “Milagros inesperados” no ganó ni uno de los cuatro premios a los que estuvo nominado por la Academia.
Conclusión: hay que tener más cuidado con lo que se dice, no sea cosa de que se encuentre con un lector que sabe lo suficiente sobre esos premios, y al que no es fácil engañar en pos de argumentar una crítica con bastante de saña.

1 comentario:

Fernando dijo...

Vamos, pibe! Volvio! Y para ser el justiciero del gordo Bernades ese. A por mas!
El blog es bueno aunque... como diaria Bernades, "con algunos reparos". Ja!