martes, 24 de febrero de 2009

La fiesta inolvidable, sobre la 81era. entrega de los premios Oscar


Ha concluído la edición número 81 del Oscar. Debo admitirlo: no acerté en varias de las categorías principales. Y entre nos, la realidad es que en el fondo sabía, o intuía, la victoria para “Slumdog Millionaire” de Dirección y Guión Adaptado. Pero al arriesgar por los premios a Daldry y Hare (los “tapados” de “El lector”), yo mismo estaba haciendo fuerza por una ceremonia sorpresiva e imprevisible, más que jugando a “pronosticar quién ganará”. Porque lo que siento, y supongo que a los fanáticos como yo les ocurrirá en mayor o menor medida, es que con tantos premios en la carrera por los Oscar, llega la entrega y ya está casi todo dicho. Matemáticamente era casi imposible que si Danny Boyle había ganado el premio a mejor Director del sindicato de Directores, Stephen Daldry le arrebatara el Oscar, cuando en esa categoría, la mayoría de los que votan son del mismísimo sindicato de directores. Y así respectivamente en cada sindicato, de cada área, para cada premio.
Por eso, aquella hazaña lograda por “El pianista” a la que me referí hace una semana, hoy por hoy suena como un hecho casi increíble, difícil de materializarse, inverosímil. Y en realidad estamos hablando de una entrega de hace siete años atrás, no más.

Más allá de los premios previsibles, quiero destacar que por primera vez en varios años coincido con el Oscar a la mejor Película y al mejor Director. Uds. Se preguntarán: ¿pero si este hombre poco más que hizo lobby por el premio para Daldry y para Hare? Y es verdad, pero también es cierto que aún no vi “El lector” (única que me queda), y que me dejo llevar por la admiración que siento por ambos, director y guionista, luego de “Las horas”.
Lo cierto es que a mí “Slumdog Millionaire” me pareció un cuento perfecto, una historia de amor conmovedora, y sin erotismo ni seducción de por medio. Una proeza fílmica, una belleza de planos y una coherencia actoral de méritos mayores. Y me alegra de que Colson (productor), Boyle y Beaufoy (guionista) carguen con sus respectivos Oscar.

Desde 2005, con el triunfo de “Million Dollar Baby”, que no coincido con la Academia en la mejor Película. E inclusive ese año, si bien el film de Eastwood me marcó como pocos, no me pareció que mereciera el lauro a mejor Director. Creo que lo filmado por Scorsese para la, paradójicamente, fallida “El aviador”, fue un capolavoro de un artista que sabe dirigir con maestría. Así, ni en 2.006 estuve de acuerdo con el triunfo de “Vidas cruzadas” (aunque tampoco lo hubiera estado con “Secreto en la montaña”) y de Ang Lee, ni en 2.007 compartí elección con “Los infiltrados” y con el mismo Scorsese (esta vez no consideré lo suyo un trabajo mayor.) Finalmente, tal vez la mayor desilusión, una vez visto el film, fue el año pasado, con el triunfo de “Sin lugar para los débiles” y, más aún, con el premio a mejor Dirección para los hermanitos irónicos Coen. La víctima de ese robo fue Paul Thomas Anderson, por un descomunal trabajo visual y narrativo en “Petróleo sangriento”. Pero mayor fue la decepción ante la que considero una de las omisiones más imperdonables de la Academia: la de Joe Wright como mejor Director, por “Expiación, deseo y pecado”. Su labor era aún superior a la de Anderson.

Volviendo a la actualidad, Boyle demostró ser un narrador exquisito para esa fábula que será recordada como “Slumdog Millionaire”. Y en relación a los actores, Kate Winslet por fin ganó, en la única actuación que me queda por “evaluar” y seguramente apreciar, de las diez correspondientes a actores. También hubo justicia para Sean Penn, pero no utopía. Si leen otro post, expresé la superioridad, por poco, es cierto, de la labor de Langella, a quien más allá de mi deseo sí creí que podía triunfar, más que Daldry o Hare. Pero como lo de Penn es notable, me alegré mucho, y aquí la Academia me sorprendió, pues yo esperaba a los votantes aplaudiendo a rabiar a Mikey Rourke, “babeándose” con su “redención” hiperinflada en “El luchador”.
Penélope, bueno, no era mi elegida. Amy Adams tenía mayor mérito, pero creo que a Cruz le juega a favor ese “no se qué” ganado en Hollywood desde “Volver”. Y por ello nunca mejor citados en su speech de agradecimiento sus maestros, aquellos que la fueron esculpiendo frente a la cámara: Trueba, Bigas Luna y, claro, Almodóvar.

Una ceremonia precisa y directa, no muy extensa, justa en casi todos los rubros, con la certeza confirmada del triunfo avasallante de Sumdog, con la “pequeña sorpresa” del Oscar a Penn y la verdadera sorpresa en relación al film extranjero: “Departures”, por Japón. Aquí sí que acerté, pues intuía que luego de 12 nominaciones en la historia de Japón, ya era hora de que un Oscar vaya a parar a las tierras de don Kurosawa.

Correcto y ágil Hugh Jackman, medido e histriónico, con buenos cuadros musicales. Poca atracción (esto es personal) por parejas presentadoras de alto perfil como Sarah Jessica Parker y Daniel Craig, o los chicos de High Scholl (aunque entienda los motivos: el target al que apuntaban en la audiencia), y destacados “hosts” como el dúo Tina Fey-Steve Martin o Jenifer Aniston-Jack Black. Desopilante también la parodia a Joaquin Phoenix de la mano de Stiller, a quien le podrían dar un Oscar por “Actuación especial en cada entrega” (sino recuerden aquella vestido de verde presentando el premio a Efectos Visuales.)

Lo mejor: excelente idea las presentaciones en quinteto para cada actor/actriz. Emotivas presentaciones como DeNiro/Penn, Cotillard/Winslet, Loren/Streep, MacLaine/Hathaway (estoy enamorado de Anne, esa sonrisa!), o en los secundarios: Saint/Davis, o la de Amy Adams (no recuerdo quién la presentó, pero qué emocionadas estaban las chicas de “La duda”, ya por eso quería que ganaran!)

Hemos analizado, una más y van, otra noche de los Academy Awards, esos premios que por momentos son soporíferos, aunque de vez en cuando ofrecen ovaciones de pie y discursos emotivos que conmueven a uno, despertando la eterna fantasía del Oscar propio…

10 comentarios:

Fernando dijo...

Excelente cronica.
Coincido en casi todo.

Ahora varias inconformistas critican lo de los 5 ganadores de años anteriores presentando a los nuevos: no les viene bien nada!

Perfecta idea en mi opinion. Hasta uno podia llegar a especular con quienes aparecerian.

La que estuvo un poco perdida fue la vieja Loren. Y lo que si se evidencia en esos momentos es quien recibe las palabras "de verdad" / sin especular (Davis, Adams, Leo, Hathaway) y quienes siguen "actuando" con caras de "que lindo lo que decis", pero actuando al fin (Streep, Winslet, Downey Jr.).

Tomás dijo...

No opino lo mismo que el anterior. Sobretodo Streep estaba emocionada ante una gran Sofía Loren.

Whoopi Goldberg fue la que presentó a Adams y estuvo genial como siempre.

Tomás Sala dijo...

Gracias x el dato Tomás, y coincido en que tanto Winslet como Streep estaban emocionadas. Cómo no estarlo, si Loren se refiere a ella diciendo: "cómo empezar a hablar de la siguiente nominada? Empecemos por nombrarla: Meryl Streep!" Y gran ovación...

Dani dijo...

Te tenía agregado como seguidor.
Ya estas agregado a la lista de Blogs.
Saludos!

Fernando dijo...

Loren no tenia ni idea lo que presentaba y leia el Telepronter como el ojete. Eso puso en evidencia la incomodidad de Meryl. Lo mismo que Winslet haciendo mohines a la camara. Es la mejor actriz lejos pero ahi no le crei ni un poco.

VitoneMen dijo...

Gran Analisis.
Con respecto a tu post he decidido quedarme con el blog que siempe he llevado pero de todas maneras te agradezcon que ya hayas posteado en el otro.

Y por si acaso ya tengo mi crítica de Frost/Nixon, ojala te pases por el blog.

Saludos!

Tomás dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tomás dijo...

Hey Tomás ya eres fanático de Hathaway. Un chisme ¿será que streep no le caerá muy bien Hathaway? Pues recordemos que trabajaron en el Diablo se vista a la moda y pues no sé siento que nisiquiera se saludan.

Por cierto Tomás creo que no coincidiste casi jejeje.

Roke dijo...

Buenas Tomás. Gracias por pasarte por Ratos de Cine. Ya estoy de vuelta con las publicaciones. Estaré atento a tu blog. Saludos.

Fernando dijo...

Coincido en tu valoración de Langella. Lamenté que este año, en la entrega de los Oscar, hayan reemplazado los fragmentos de películas por esos "agradecimientos". Siempre sostuve que lo (poco) bueno que tiene ese show multimediático son los trabajos de edición con imágenes de películas.