sábado, 14 de febrero de 2009

¡Qué bello es vivir!, sobre Sulmdog Millionaire, de Danny Boyle


Expectativas:
•Multipremiada, 10 candidaturas al Oscar, Premio Globo de Oro, Premio SAG al mejor elenco, Premio Bafta.
•Danny Boyle, un director que nunca me llamó la atención, hasta que más de uno me contó que en este film hace “lo que quiere” con la cámara.
•El hecho de que ya ocupe el lugar nº34 en el ranking de las 250 mejores películas en IMDb.com (sí, ya sé que es muy particular el rank, y no puedo creer que “The dark night” ocupe la 5º posición…)

Transición: un bellísimo cuento de principio a fin, lleno de dramatismo, crudeza, tensión, romance, adrenalina, diversión. Maravillosamente filmada, muy bien musicalizada, notable fotografía, excelente compaginación, cálidas actuaciones.
Si me hubieran contado previamente que se filmaría un proyecto sobre un joven de las villas que participa del programa “Quién quiere ser millonario?” no hubiera apostado mucho ni depositado expectativas.
Boyle narra con soberbio pulso, y al redondear los exactos 120 minutos uno sale embriagado por un film de excepción.

Créditos: merece sin duda el SAG al mejor elenco. Boyle logra lo mejor de cada actor, comenzando por el tiernísimo y natural Dev Patel, en un protagónico sin fisuras, altamente superior a actores nominados este año como Pitt, Jenkins, Shannon e inclusive Rourke. El niño que lo interpreta en la infancia transmite una empatía única, al igual que la niña que encarna a la joven y bella Freida Pinto. Muy buenas participaciones del conductor del programa y del hermano del protagonista. No hay un actor que pase la raya, que sobractúe, que esté en desnivel. Brillante trabajo de un verdadero elenco.
Si gana el Oscar al mejor film, voy a coincidir luego de tantos años de discrepancia. Una obra maestra, no lo dudo. Ni me detengo en el lugar común que ha adoptado la crítica en sus calificaciones pobres y en su lugar de fiscales. Claramente no entienden el sentido del film, y me pregunto inclusive, qué entienden por objetivo por parte del séptimo arte?
Vean esta joya…

2 comentarios:

mreggplant dijo...

Como me gusto esta pelicula!!
Sin lugar a dudas la unica que se merece el oscar(como si eso importara ya).
A pesar de los ezfuerzos artificiales y solemnes de Benjamin por ganarlo esta se lo merece.
Es divertida, emotiva y sobre todo una linda historia bien contada.
Algo gratuita en algunas partes?puede ser, pero a cada rato te invita a creer, desp de todo la premisa es "esta escrito en tu destino", asi que tenemos carta libre.
La direccion es para babearse, me encantan la utilizacion extremista de los planos holandeses(nunca la camara esta derecha!) y como se manejo a los actores.
Desconfio un poco pq hay un director indio al lado de Boyle, pero que mas da, es una genialidad.
Ni hablar de la musica, sobre todo el final, me daban ganas de pararme a bailar.
Me paso lo mismo con el luchador, la senti super sincera y humana, no como la de benjamin que es una demostracion de lo buenos que pueden llegar a ser los fx en una pelicula, pero la historia se muere de ganas de ganar premios y 2 de cada 3 personajes que aparecen nos dan lecciones de vida. Faltaba que me dijeran que la vida es una caja de bombones... y se iba todo al carajo.Aparte no me pueden decir que cate blanchet roza la molestia, cno tanto fotoyop en la cara, me crei mas a la nicole post botox y colageno(como se arruino esa muchacha, tan linda que era!) en Australia, que por lejos esta mejor que la peli de David Fincher(hay que sacarse el sombrero eso si, con la direccion)

Como dije antes, se viene la mediocridad mal por aquellas tierras(Tambien me vi Valkiria en estos dias y refuerzo mi punto) y nos venden historias artificiales y forzadas, para que le pongamos 9 puntos en IMDB.Menos mal que tengo en mi dvd capitulso frescos de The Wire y The Office, sino el aburrimiento seria letal.

Tomás Sala dijo...

Coincido en que es para desconfiar la codirección en algunas escenas con Loveleen Tandan de Boyle. Y fijate que con varios premios que viene ganando como mejor director, nunca escuché que le agradezca al coequiper. Mmm