lunes, 23 de marzo de 2009

El viaje a ninguna parte, sobre Historias extraordinarias, de Mariano Llinás


"Historias extraordinarias" es el segundo film del director argentino Mariano Llinás, cuyo trabajo anterior fue el notable documental "Balnearios". Este nuevo trabajo viene generando expectativa y buena acogida de público, más algunos extensos espacios de textos y análisis por diversos medios. Se trata de una película de ¡cuatro horas de duración! que se proyecta en centros culturales (actualmente sólo en el MALBA.)
Fue presentado un año atrás en la 10º edición del BAFICI, con excelente repercusión y premios para su director. Los reconocimientos perduraron, y hace poco más de un mes fue considerada la mejor película nacional de 2008 por la crítica especializada (FIPRESCI.) superando a "Aniceto" de Favio, "Leonera" de Trapero, y "La mujer sin cabeza" de Martel. Paradójicamente, los Cronistas de Cine porteños que entregan los Cóndor de plata anualmente, relegaron al film a la categoría de "Video-Film", ignorando sus méritos en categorías como montaje, sonido, banda sonora y guión original. Veremos si la Academia de Cine argentino actúa con el mismo (y ridículo) rigor al momento de dar a conocer sus nominados a los premios Sur.
Más allá de la cuestión de los premios, y de la particular distribución y reproducción actual del film en cuestión, sepan que de antemano hay que tener predisposición para estar frente a la gran pantalla unas cuatro horas. Una vez sumergidos en la aventura, estamos ante una notable experiencia cinematográfica, un relato clásico y casi sin fisuras, con varias historias que le hacen honor al llamado "cine coral". A los actores (un reparto extenso repleto de papeles fugaces pero claves para el avance o retroceso en la trama) rara vez se les escucha la voz. Así como son tres los ejes que maneja el director, también hay tres voces en off de permanente audición, que nos van contando el cuento, literalmente. Sin embargo, dichas voces nunca saturan, y así, el director se vale del abuso de este recurso para subrayar logradas secuencias y pintar diversos matices en sus personajes.
Hay un sentido y logrado homenaje a "La ventana indiscreta", tiernas secuencias como las de Lola Gallo, o la de las hermanas rurales. Y a pesar de que hay en el film un misterio en torno a un crimen con resultados trágicos, el drama escasea frente a la frescura de un relato de aventuras constantes y de viajes personales en búsqueda de...
Exigirle como espectador la perfección, o la solidez absoluta en su obra, sería ridículo. Reitero: son cuatro horas. Aún así, si pienso en escenas que "sobren" sólo me resulta trascendental la secuencia de la guerra. Por lo demás, Llinás consigue un trabajo notable, se permite excentricidades pero sin perder jamás el eje en las acciones planteadas sobre las que vuelve una y otra vez, consciente de que todos los disparadores que ha desatado en su extenso relato, deben ser resueltos, a modo de recompensa al espectador, por esas horas de diversas hipótesis y posibles finales, algunos verosímiles, algunos extraordinarios.

1 comentario:

victor dijo...

Saludos Tomas. Lástima, a Chile llega poco o nada cine argentino, y esta me llama mucho la atención... Pásate por mi blog, hay una sorpresa para tí que ojalá te guste.