martes, 19 de mayo de 2009

Años rebeldes, sobre "Días de mayo", de Gustavo Postiglione




Cuando pienso en la película que presencié anoche en su avant première porteña, me viene a la cabeza una palabra que no es sencilla de transmitir, a modo de sensación, contexto o atmósfera, en la gran pantalla: "nostalgia". Y puede que haya sido uno de los objetivos primordiales de Gustavo Postiglione, director que quiso plasmar en su nuevo film a esa juventud idealizadora, revolucionaria y rebelde, pero también inocente, tierna y fresca. Pienso entonces que fue un acierto haber trabajado un casting del cual salieron las caras protagónicas de Días de mayo.
Postiglione se sumerge en su proyecto más ambicioso, rodado en un expresivo blanco y negro, y ambientado con rigor en diversas locaciones de su Rosario, para hablarnos desde los primeros minutos del "Rosariazo", y del flechazo que se gesta en esa movilización entre Laura y Pablo, los jóvenes protagonistas, interpretados por la carismática y espontánea Agustina Guirado, que se carga el protagónico al hombro, y por Santiago Dejesús, unos escalones más abajo que su partenaire. En roles secundarios se luce otros actores "descubiertos", Caren Hulten y Juan Nemirovsky, y muy particularmente Antonio Birabent, en un rol desopilante.
En general, se percibe la variedad de temas que Postiglione quiso retratar, y no todos fluyen como debieran. Hay también cierto estereotipo en el modo de concebir a los personajes, aunque se acepta si se entiende que estamos ante una historia de viejas ilusiones e ideologías, de tiempos pasados, de otros estados de ánimo, de otras luchas sociales.
Postiglione da un paso adelante, y tal vez éste sea su film más "pensado" o logrado, el que le permita asomar aún más sus inquitudes artísticas por fuera de Rosario. Esperemos que en un futuro, sepa sortear mejor ciertos vicios y algunas obviedades, y manejar con mayor solvencia ciertos tempos que por momentos deslucen la trama de su Días de mayo. Más allá de eso, sale airoso como director de actores, y consigue hacernos querer a estos jóvenes de los cuales tranquilamente podríamos enamorarnos, en esos tiempos tan complicados, pero también tan particulares. Sensaciones que cobran vida en esta película.

6 comentarios:

Ro Luna dijo...

sisisis vayan a verla!!!!

Damián de Haedo dijo...

La verdad me genera mucho interés. Leí muchas cosas positivas de esta película, además de tu comentario.

albertaco dijo...

pasate por mi blog....tngo uan sopresilla pa ti..jejeje..uns saludo.

Anónimo dijo...

muy buena...la fui a ver el dia del estreno en Rosario, la verdad q sorprende bastante...pero es como q esperaba mas aun , preferiria q los protagonistas tengan un final mas consiliador, si se puede decir. Igual excelente! besos

Tomás Sala dijo...

Hola, quién es el último Anónimo? Algún amigo/conocido de Rosario?

Fede López Lambert dijo...

Fui a verla el31/05. Me gusto, el contrexto historico es adecuad,aunque si le faltaron procesos que si sucediron durante el regimen de Ongania,y que la peli no las trae a colacion.
La actuacion de Guirado (Laura) fue sorprendente,cosa q no sucede con Pablo.
Las tomas son perfectas y el blanco y negro le agrega un condimento que remite a lo historico.
Me gusto, y ese es el final.