jueves, 14 de mayo de 2009

Buenos muchachos, sobre "Gomorra", de Matteo Garrone


Se ha dicho bastante sobre Gomorra. Los críticos han alabado su "rigurosidad", su "radiografía casi documental", su "solemnidad". Yo la he encontrado como un film "correcto" y "prolijo", pero... Sí, desde ya que prefiere un cine con más sangre si hablamos de la mafia. Sé que hay patrones, y que como espectador espero mayores referencias a clásicos como la saga de El Padrino, a la filmografía de Scorsese, a algunos trabajos de De Palma, o para ser más actuales, a las primeras tres películas de James Gray, una trilogía sólida que completó con Los dueños de la noche.
Es cierto que Gomorra no centra el tema de la mafia en relación a una familia, o a vínculos de sangre o de herencia, ni se juega el honor o la traición a través de las acciones de sus personajes. El filme busca ser un fresco de esa organización poderosísima que extiende sus lazos desde Italia hacia el munco: la Camorra.
Pero creo que Matteo Garrone, como director, se contiene demasiado. Así como son prolíficos y notables sus encuadres en grandes planos generales, pienso que el film está tratado con la misma distancia. La cámara se impone, registra todo, pero falta mayor pulso, tensión, conmoción.
El cine, a esta altura, puede hacer grandes cosas con una trama así, sin necesariamente plagiar a viejas joyas del género. Gomorra opta por la discreción, y la controversia y las expectativas parecen ser parte de otro cuento, ése que nos vendió la prensa y la distribuidora de la película y del libro homónimo de Saviano. Pero en el film mismo, no es tan fácil descubrirlo.
Algo a favor: creo que de todos modos es un film correcto, bueno, y algunos encuadres y ciertos climas persisten en mí. Pero sostengo que su contrincante en varios festivales y premiaciones, Il Divo, es altamente superior.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Coincido en casi todo. Vi Gomorra con muchas expectativas y la verdad que me desilucionó. Esperaba mucho mas de todo. Incluso todo ese poderío que a priori se pinta que tiene la Camorra, lo cual no dudo, no se ve reflejado en la película, hasta las cifras del final que develan números escalofriantes. Hasta ahí, lo que se ve en la película, es a capomafias que no parecen manejar demasiado dinero. De hecho se ven amenazados por dos perejiles que no merecerían demasiada atención de gente de tanto poder. En fin. Me extendí demasiado me parece. Saludos Tomas!. Muy buen blog. FALASCO (cineenlasangre@hotmail.com

Anónimo dijo...

Perdón!... cineenlasangre.blogspot.com