lunes, 15 de junio de 2009

Cosas que perdimos en el fuego, sobre "Lejos de la tierra quemada", de Guillermo Arriaga











En la carrera de todo guionista, pareciera estar escrito que si éste triunfa con uno o varios guiones, el siguiente paso es la dirección. En el particular caso de Guillermo Arriaga, se sabe de sus diferencias irreconciliables con el director Alejandro González Iñárritu, y de su ruptura luego de tres asociaciones exitosas y de calidad: Amores perros, 21 gramos y Babel. Arriaga ha expresado su desilusión en relación a la dirección de esos films, ya que él entendía que podría haberse desarrollado un trabajo conjunto entre la realización y el guión, desde Amores perros en adelante. Pero así como ha mostrado sus inquietudes y expresado sus principios (él no se considera guionista, sino escritor, pues un guión es a su modo de ver, literatura, sin más), ha sabido construir paralelamente su carrera en el cine, adaptando dos novelas propias para otros directores mexicanos, y hasta escribiendo la que fuera la ópera prima como realizador de Tommy Lee Jones, Los tres entierros de Melquíades Estrada. Y como si todo ello fuera poco, por ese film obtuvo el premio a mejor Guión en Cannes 2007, y consiguió su única nominación al Oscar hasta el momento por el guión de Babel.




Luego de la ruptura con Iñárritu, se impuso un nuevo camino, en el que pudo plasmar esas ansias por dirigir, previa escritura del guión. El proyecto contó con la producción de varios estudios y de la actriz Charlize Theron, quien además se ubicó en el protagónico, junto a la espléndida Kim Basinger. Así surgió Lejos de la tierra quemada.




Con estructura coral, fiel a su estilo, Arriaga está lejos de repetirse, y en cada personaje y entramado, su inventiva y desarrollo es notable. No es oportuno sintetizar la trama, es mejor sumergirse y "perderse" a los primeros minutos, con varias madejas desovilladas, sin puntos de conexión. Poco a poco, Arriaga se vuelve generoso y empieza a develar ciertas uniones entre el pasado y presente de unos y otros, en esta historia en la que hay dos familias, infidelidades, secretos, relaciones de padres e hijos dificultosas, pasión y venganza.




Lejos de la tierra quemada cuenta con un sobrio elenco, y al dúo femenino protagónico, se deben sumar las notables labores de Jennifer Lawrence, John Corbett, Joaquim de Almeida, J.D. Pardo y Robin Tunney.




Arriaga no cuenta con Rodrigo Prieto ni con Santaolalla para la fotografía y la banda sonora características en la filmografía de Iñárritu, pero sabe rodearse nada menos que de Robert Elswitt (Oscar a mejor Fotografía por Petroleo sangriento/Pozos de ambición) y Hans Zimmer en la partitura original.




Es momento de que este guionista y director despegue más de la plataforma actual, e incursione en otro tipo de estructuras que, a la vez, le permitan diferenciarse de su "enemigo íntimo". De momento, ha empezado con el pie derecho. Arriaga demuestra aquí que sabe generar tensión, dramatismo y emoción. O sea, conoce bastante bien varias herramientas dignas del séptimo arte.




1 comentario:

Xavier Vidal dijo...

Creo que para los cinéfilos que han/hemos benerado la trayectoria de Arriaga/Iñárritu, Lejos de la tierra quemada es un film que, sin ser grande, sí llega a resultar adorable. Entiendo la manía que algunos le cogieron al film en el festival de Venecia, pero, sin ser demasiado exigentes y con buena predisposición, la peli es más que notable. Me encanta Theron en este film! Lástima que la descartaran para el Oscar.

Saludos Tomas!