miércoles, 22 de julio de 2009

Nos habíamos amado tanto, sobre Un conte de Nöel y Reyes y Reina, los dos últimos films de Arnaud Desplechin




Arnaud Desplechin ya ingresó para quedarse en mi lista de directores a seguir. Lo descubrí con Un conte de Noël, titulada aquí El primer día del resto de nuestras vidas, y luego inspeccioné aún más en el otro film disponible en Argentina: Rois et reine, aquí Reyes y Reina.
Este director tiene una obsesión, en ambos films, por las relaciones amorosas, pero sobretodo las familiares. Hay más de una conexión entre ambos, al darme cuenta por ejemplo de que la familia Vuillard, en la ficción de El primer día…, porta el mismo apellido que el protagonista de Reyes y Reina, Mathieu Amalric, actor presente en ambos films, con características similares en los roles que compone. En la primera, su personaje es Henri Vuillard, mientras que en la segunda, encarna a Ismaël Vuillard. Y en ambos films también hay heridas profundas y distanciamientos no del todo esclarecidos entre hermanos, así como también turbias relaciones de padres e hijos (por momentos cálidas), amores desencontrados, viejos amantes decepcionados, frustraciones personales que conducen a la decadencia, y ciertos aires de esperanza, generalmente a la hora de cerrar los relatos.

Ante menudo coctel de relaciones humanas, Desplechin no se amedrenta, sino por el contrario utiliza la cámara en todas sus formas, componiendo notables encuadres, y mezclándolos con cámaras en mano, zooms agresivos, ejes saltados, expresivos fuera de campo y, además, cortes fuera de raccord, tiempos quebrados y elipsis notables.
Por otra parte, en ambos trabajos la duración es superior a las dos horas y cuarto, y en Reyes y Reina hay un organizado desorden, al estilo del cine de Iñárritu, aunque algo más moderado, mientras que en El primer día… todo se centra en la familia en cuestión, y sin embargo, en no más de ocho personajes, cada cual brinda material de sobra para las dos horas y media de metraje y aún más.

Se lo podrá juzgar de ambicioso, de querer abarcar demasiado, de retratar situaciones delicadísimas con una sobriedad rayana en la indiferencia, pero son esas las características que lo consagran a Desplechin como autor absoluto de su propia creación cinematográfica.
Particularmente, me costó adentrarme en la trama de Reyes y Reina, pero bien vale subrayar los capolavoros de Emmanuelle Devos y Mathieu Amalric, exprimidos al máximo a nivel interpretativo por su director.
En el caso de El primer día…, disfruté de una obra mucho más acabada, pulida y refinada, una mezcla rara entre el drama y la comedia. Al salir del cine, lo agradecí. Con el paso de los minutos, me fue invadiendo un dejo de angustia y tristeza. Y es que eso tiene el film: los Vuillard se hacen querer como familia, y uno los conoce a través de la óptica de su autor, identificándose con todos ellos, pero cuando los tres días en los que se reúnen concluyen, mucho trapitos al sol han quedado expuestos, y uno como espectador empieza a recibir los golpes y frustraciones de cada uno de ellos.
En ese sentido, la mamá de Catherine Deneuve, el papá de Jean-Paul Roussillon, los hijos personificados en Amalric, Anne Consigny y Melvil Poupaud, y los familiares políticos que juegan Chiara Mastroianni, Hippolyte Girardot y Emmanuelle Devos, merecen todos los honores. Estamos ante un excelente reparto, sin aristas, similar al resultado del film.

7 comentarios:

Xavier Vidal dijo...

Me permitirás heber leído de puntillas tu artículo: veré Rois et reine en unos días (mecompré el dvd) y no quiero romper la sorpresa. Como tu dices, Deplechin es un director a seguir... y a rescatar: la mayoría de sus obras siguen inéditas en zona hispanohablantes.

Te animo a dar tus primeras notas para el cineranking. Saludos!

redna dijo...

Jaja. Seguire tu consejo. Ami un cuento de Navidad me encanto. Ademas con lo que me esta sorprendiendo el cine frances estos ultimos años se que no defraudara.

Saludos jaja

mge dijo...

Al igual que Xavier, tengo Rois Et Reine, pero aun no la veo.

Ya comentaré llegado el momento. Saludo.

Pabela dijo...

A mí un cuento de navidad no me gustó, qué decir.

Mariano dijo...

mmm... ya veré "un cuento de navidad" y luego te doy mi opinión
Ya vi Harry Potter... me ha gustado, te invito a leer mi crítica en mi blog, ojalá dejés algun comentario en ella! =)
saludos

Anónimo dijo...

El desarrollo intenso que tiene cada personaje dejar ver el trabajo inmenso que esconde el desarrollo de cada uno de ellos antes de llegar al celuloide.
La pelicula desnuda a los seres humanos y por consecuencia los espantoso y lo hermoso de las relaciones humanas.
Asi como Tomy (como estudiante de cine) se dejó impactó con los recursos infinitos que usa el director para hacer la película, yo debo reconocer que en mi pasó a un segundo plano porque el relato y la psicología de los protagonista estaba tan presente y me resultó tan inmensamente atractiva que de no haber sido por la obviedad de estar en el cine hubiese pensado que estaba leyendo un libro. Muy buena y coincido con redna que el cine francés está cada vez mejor.
Caro.-

Tomás Sala dijo...

Qué notables tus palabras Carolina! Y tus sensaciones hablan también a las claras de la grandeza del film. A disfrutarlo y visionarlo más de una vez.