viernes, 28 de enero de 2011

Dossier Woody Allen






¿Qué se puede decir a esta altura sobre Woody Allen? Hay muestras de sobra de que es un artista, un notable actor cómico -aunque limitado-, un prolífico director cinematográfico y un excelente guionista, sobre todo de comedias cuyos tópicos van y vienen entre las historias de pareja, las infidelidades, las relaciones familiares, el narcisismo, la cultura, los intelectuales y los esnobs, la decadencia y la felicidad -en fugaces y mágicos momentos.- Recientemente, fui viendo todas y cada una de las películas escritas y dirigidas por Woody Allen, que hasta el día de hoy son ¡treinta y ocho! Y en breve se sumará una más, Whatever works, esta vez sin Woody como actor. A modo de análisis variado, aquí van algunas observaciones sobre su cine.

Filmografía y géneros

Woody Allen lleva filmadas 38 películas, de las cuales 30 son comedias y/o comedias dramáticas, y hasta una comedia musical (Todos dicen ¡te quiero!), y un falso documental (Zelig). Las restantes 8 son dramas, a saber: Manhattan, Match Point, Crímenes y Pecados, Maridos y Esposas, Interiores, La otra Mujer, El sueño de Cassandra y Septiembre. Diferenciando las comedias humorísticas de las de tintes dramáticos, podemos ubicar en la primera columna a Disparos sobre Broadway, Bananas, Ladrones de medio pelo, El Dormilón, Robó, huyó, y lo pescaron, La última noche de Boris Gruschenko, Vicky Cristina Barcelona, Broadway Danny Rose, Sombras y Niebla, Misterioso asesinato en Manhattan, La maldición del escorpión de Jade, La mirada de los otros, Scoop, Todo lo que Ud. Siempre quiso saber sobre sexo… ¡y no se animó a preguntar!, y ¿Qué paso con Tiger Lily? Mientras que a la segunda columna pertenecen Annie Hall, dos extraños amantes, Hannah y sus hermanas, Días de Radio, La Rosa púrpura del Cairo, Los secretos de Harry, Celebrity, Recuerdos, Poderosa Afrodita, Comedia sexual de una noche de verano, Melinda & Melinda, La vida y todo lo demás, Alice y Dulce y melancólico.

Allen y el Oscar

Como actor, Woody Allen formó parte de 27 películas suyas, y consiguió 1 nominación al Oscar por mejor actor principal de Annie Hall. Como director, Allen cuenta con 6 nominaciones al Oscar: Annie Hall, Interiores, Broadway Danny Rose, Hannah y sus hermanas, Crímenes y Pecados y Disparos sobre Broadway. Como guionista consiguió nominaciones por los 6 films respectivos, cosechando tres Oscar, un par por Annie Hall (única estatuilla a mejor director) y la tercera por el guión de Hannah y sus hermanas. El premio a mejor guión por Annie Hall fue compartido con su co-guionista Marshal Brickman, con quien además co-escribió Manhattan y Misterioso asesinato en Manhattan. Pero a esas 6 nominaciones al mejor guión original se le suman 9 más a lo largo de su carrera, por las historias de Manhattan, Match Point, Maridos y Esposas, La Rosa púrpura del Cairo, Poderosa Afrodita, Los secretos de Harry, Días de Radio y Alice. Es decir que como guionista, Allen lleva el récord de ¡14 nominaciones al Oscar! Más otras 6 como director, y 1 como actor, suma un total de 21 nominaciones a los premios de la Academia.

Mia Farrow vs. Diane Keaton

Sus dos actrices con más protagónicos y/o secundarios. Farrow aventaja a Keaton, con 12 trabajos sobre 7, sin contar la participación de Mia en el mediometraje de Allen hecho especialmente por ese trío reunido en Historias de Nueva York, conformado por él, Martin Scorsese y Francis Ford Coppola.
Analizando con lupa, Farrow empezó con una actuación tibia en Comedia sexual…, pero enseguida vendría su desparpajo y matiz de comediante en Zelig y Broadway Danny Rose, aunque deslucida en obras mayores del cineasta como Hannah y sus hermanas (paradójicamente ella era Hannah, pero el film se lo robaban los secundarios de Wiest, Caine, Allen e inclusive Barbara Hershey) o en Crímenes y pecados. Pero realmente me convencí de que era una notable actriz en La Rosa púrpura del Cairo, en un papel muy bello al que supo dotarle sus mejores emociones. Y una mención especial merece esa chica ligerita de Días de Radio, un rol que el Woody guionista desarrollaría mucho tiempo después, con un perfil similar, para la prostituta de Mira Sorvino en Poderosa Afrodita.
Y Diane… ¡Diane! Sin duda una de las grandes comediantes de Hollywood de todos los tiempos. Woody pensó en ella desde el guión de Annie Hall, y es sabido el dato de que el verdadero apellido de Diane es Hall, y que la llamaban Annie. En esta obra maestra, melancólica, romántica, y también cruda y sincera, tanto ella como él componen de maravillas a esos “dos extraños amantes” del subtítulo. Diane ha brillado en cada film de él, exceptuando tal vez su rol híbrido en Interiores, opacada por la enorme Geraldine Page. Pero al lado de Allen siempre fue la compañera con mayor química y gracia. Como prueba, sus primeros filmes juntos: La última noche… y El dormilón. Y luego de Annie Hall, esa otra maravilla que es Manhattan.

Los Secundarios, el gran mérito del “Woody director de actores”

Cómo olvidar a Dianne Wiest (la hermana enamoradiza y limitada en Hannah…, o la diva del teatro en Disparos…), Judy Davis (esposa insatisfecha en Maridos… y en Celebrity), Mira Sorvino (la simpática “mujer de la calle” de Poderosa…), Penélope Cruz (la loca María Elena de Vicky Cristina…), Chazz Palmintieri y Jennifer Tilly (el gángster “dramaturgo” y la novata actriz insoportable en Disparos…), Sydney Pollack (su mejor rol como actor, en Maridos…), Jeff Daniels (el galán salido de la pantalla en La Rosa…), Mariel Hemingway (lolita en Manhattan), Maureen Stapleton (la nueva esposa en Interiores), Louise Lasser (gran comediante en Bananas y Todo lo que Ud…)

Los álter ego

Allen ha protagonizado 24 de sus filmes, y participaciones breves en un par (Dulce y melancólico y ¿Qué pasó Tiger Lily?, su ópera prima).
Cualquier fanático sabe que siempre hace de él mismo, o del personaje que se construyó desde Robó, huyó y lo pescaron. Aunque ha revelado algunos matices dramáticos en Maridos y Esposas, Manhattan o Recuerdos. Pero jamás encarnó un rol completamente dramático. En algunas ocasiones, ese personaje que tantas veces “vivió”, fue sostenido por las corazas de otros actores, como ocurrió con Michael Caine en Hannah y sus hermanas, John Cusack en Disparos sobre Broadway, Kenneth Branagh en Celebrity, Tobey Maguire en Los secretos de Harry, Jason Biggs en La vida y todo lo demás, Will Ferrel en Melinda & Melinda y, el último caso, Larry David, en la inminente Whatever works.

Profundidad de diván

Radiografías de pareja, y caigo en un lugar común (pero no encuentro otro término) para definir los inmensos trabajos que construyó desde su hora más temprana, en algún que otro relato de Todo lo que Ud siempre quiso saber sobre sexo…, o en la disparatada relación con Louise Lasser en Bananas.
Woody se fue afirmando en ese terreno tan íntimo y tan puertas adentros, empezando con las confusas infidelidades de Comedia sexual…, y luego centrándose en la pareja, con maestría de experto en Annie Hall, Manhattan, Crímenes y pecados, Hannah y sus hermanas, Maridos y Esposas, La otra mujer, hasta llegar a sus últimos trabajos, ya más "lavados", menos intensos, o con el discurso demasiado reiterativo.

Recuerdos

Pero también en el plano melancólico y familiar Allen fue maestro y artista. Relatos familiares ricos en anécdotas y aventuras en Días de Radio, historias fantásticas mezcladas con romances platónicos en La Rosa púrpura del Cairo, o el atractivo mundo del teatro movido por el hampa en Disparos sobre Broadway, o lograr “un canto a la vida y al amor” con Todos dicen ¡te quiero!

Similares pero tan distintas

El sueño de Cassandra tiene mucho del clima de Matcha Point así como ésta es pariente fiel de Crímenes y Pecados.
O Celebrity está hermanada en muchos sentidos con Maridos y Esposas, y Ladrones de medio pelo comparte varios genes con Robó, huyó y lo pescaron.
Asimismo, Woody ha hecho grandes homenajes a Ingmar Bergman, en los dramas Interiores, Septiembre y La otra mujer, o uno bien evidente al Ocho y ½ de Fellini en Recuerdos.
Y aunque le de vergüenza, o sea una pose de falsa modestia, muchos críticos lo han relacionado con los hermanos Marx o con Buster Keaton. Dichos artistas, junto a Vittorio De Sica o John Huston, entre algún que otro más, han sido referencias constantes y maestros desde siempre en el camino de Woody.

Luces sobre ellos

Sí, Scarlett es una delicia visual, pero nadie la ha vuelto a retratar como Allen en Match Point. O bien Charlize Theron, antes del Oscar y de los papeles serios, nunca fue tan amada por la cámara como él la registró en Celebrity, donde brillaba en cada fotograma al mejor estilo Marilyn. Difícil también despegar de un papel tan increíblemente bello, expresivo y natural como el de Diane Keaton en Annie Hall. Keaton pudo, aunque costó.
¿Pero acaso Mariel Hemingway pudo después de esa niña/adulta tan tierna de Manhattan? ¿La han visto a Judy Davis tan firme y convincente como en Maridos y Esposas? ¿Qué papel interesante tuvo Mira Sorvino luego de Poderosa Afrodita? ¿Y la genial Jennifer Tilly, después de Disparos sobre Broadway?
Grandes sorpresas fueron Elaine May y Tracey Ullman en Ladrones de medio pelo, o Colin Farrell y Jonathan Rhys-Meyers en Cassandra y Match Point, respectivamente.
¡Ni hablar de Mia Farrow! Su carrera no sería ni remotamente lo que fue sin cruzarse con el maestro. O el entrañable Alan Alda, siempre cálido y efectivo bajo las paletas que le ha permitido mostrar Allen. O la garantía de actuación que ha sido Diane Wiest en cada participación que obtuvo.

¿Qué le queda por contar al Sr. Allen? ¿Qué cuentas pendientes pueden quitarle el sueño? ¿Con quién le queda medirse? ¿Qué otra barrera puede cruzar, después de tanto andar? Woody es materia bruta, de análisis, de objeto de admiración, de estilo, modelo, género, de aprendizaje, de diversión, de gracia, de arte. Puede ramificarse demasiado. Esto es un pequeño conglomerado de ciertas cosas a las que ha ido moldeando, con las mejores armas, las legítimas, las de la vida misma, y las de su propio y poderoso ingenio, talento, astucia y verdad.

Woody Allen, señoras y señores.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parecio excelente el resumen.
Creo particularmente que crimenes y pecados es una genialidades, una de las peliculas que mas me ha hecho pensar despues de verla.

Woody me gusta por sus dialogos, sus elencos y cierto clima que logra en cada pelicuyla que hace que cada una de ellas sea llevadera, agradable, entretenida y reflexiva. No es para nada poca cosa.

segui escribiendo asi de otros directores!

Fernando

Tomás Sala dijo...

Qué bueno te haya gustado. Ha sido un gusto escribir algunas reseñas de tamaño director. No es para nada poca cosa lo de Allen, coincido! De sus 38 films se pueden rescatar varias cosas, y creo que es un genio simplemente por haber hecho más de tres películas excelentes. Me supera! Saludos Fernando

Pablo Martinez dijo...

GRAN BLOG!

Me paso a saludar e invitarte a que te pases a comentar en mis "criticas"...

Te espero para intercambiar opiniones...

Saludos!!!

PM

Tomás Sala dijo...

Gracias Pablo, bienvenido con tu blog al variado mundo bloggero!

Roke dijo...

Excelente post. Woody Allen es un director (que aunque parezca raro) estoy descubirendo ahora. Tengo visto 5 películas sólo de él. Una la considero obra maestra (Annie Hall), otra me parece muy buena (Deconstructing Harry), otras dos me resultan divertidísimas y muy entretenidas (Take the money and run y Everything you wanted know...) y otra, que al menos, entretiente (Vicky Cristina Barcelona). Suficiente para seguir indagando entre su filmografía (me muero por ver Match Point, The Sleeper, Hannah...).

Saludos.

Tomás Sala dijo...

Uh, te faltan varias joyas por descubrir. Recomiendo un top con Manhattan, Match Point, Hannah, Días de radio y La rosa Púrpura.
Gracias x pasar...

Eddney Todd dijo...

Match Point!
Con eso tengo.

Rodrigo Moral dijo...

Muy buen análisis!
Como más-o-menos fanático del cine de Woody Allen, te puedo asegurar que la situación CRÍTICA que, a nivel cinematográfico está viviendo actualmente, me aterra terriblemente.

Sus películas van perdiendo el encanto, su humor se va desvaneciendo, el suspenso se hace superficial.

1. Luego de Match Point, nunca volví a ver al Allen que yo siempre quise ver.
2. Las películas que le siguieron variaron, todas, entre lo destacable y lo mediocre, pero nunca llegando a un nivel muy bueno.
3. Me voy a pedir disculpas a mí mismo por NUNCA haber visto MANHATTAN. Ya me dijeron una vez: "no podés hablar de Woody Allen sin haber visto Manhattan". Al parecer puedo, aunque soy muy consciente de que no debo.
4. Annie Hall es su obra maestra. No sabía el tema de los nombres de Diane Keaton (realmente, me enteré hace 2 minutos) y su vinculación con la película; es una gran historia, con algunas escenas memorables que supongo, quedarán para la historia.
5. Bananas es una de las películas más extrañísimamente increíbles que vi en mi vida.
6. Volviendo a Match Point, que la vi hace poco, admitámoslo: yo no la paso taaaaaaaanto a Johansson, pero ¡Qué hermosa que está haciendo de Nola! (¡y qué nombre espantoso le dieron al personaje!)

A propósito, hoy estaba recordando el blog. Porque pasé varias veces, pero hace mucho. No lo encontraba, y pensé que no te tenía en la lista de blogs que sigo, así que me puse a buscar comentarios viejos y lo encontré.
Ahora me doy cuenta de que siempre te seguí, y no sé por qué motivo dejé de pasar.
¿Será un buen momento para volver al ruedo? :P

¡Saludos!

Tomás Sala dijo...

Bueno Rodrigo, gracias x tu comentario.
A decir verdad tal vez ya no pasabas porque yo hace mucho no publico en el blog, y de hecho, por el momento, ya no escribo aquí.
Pero quise que las últimas dos notas publicadas sean mis preferidas, por eso Cassavetes y Allen, con sus distancias artísticas y su enormidad de artistas!
Saludos

David C. dijo...

Bananas es una película para recordar del genio Allen.

Anónimo dijo...

Hola Tomi! viste Medianoche en Paris? Necesito leer tu crítica, porque no logro aun poner en palabras lo que sentí y cada vez que quiero recomendarla sólo digo véanla! seguro vos vas a lograr describirla maravillosamente, como lo describiste a él. Saludos desde Tucumán-

Tomás dijo...

Quién sos Anónimo? Mariana Giménez?

David dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David dijo...

Para los que somos amantes del cine esta bueno poder disfrutar de ver películas nuevas y de esta manera poder lograr encontrar las nuevas producciones de los directores. Desde hace rato tengo ganas de comprar un smart tv
que me permita poder ver pelis en casa en alta definición.