martes, 24 de febrero de 2009

La fiesta inolvidable, sobre la 81era. entrega de los premios Oscar


Ha concluído la edición número 81 del Oscar. Debo admitirlo: no acerté en varias de las categorías principales. Y entre nos, la realidad es que en el fondo sabía, o intuía, la victoria para “Slumdog Millionaire” de Dirección y Guión Adaptado. Pero al arriesgar por los premios a Daldry y Hare (los “tapados” de “El lector”), yo mismo estaba haciendo fuerza por una ceremonia sorpresiva e imprevisible, más que jugando a “pronosticar quién ganará”. Porque lo que siento, y supongo que a los fanáticos como yo les ocurrirá en mayor o menor medida, es que con tantos premios en la carrera por los Oscar, llega la entrega y ya está casi todo dicho. Matemáticamente era casi imposible que si Danny Boyle había ganado el premio a mejor Director del sindicato de Directores, Stephen Daldry le arrebatara el Oscar, cuando en esa categoría, la mayoría de los que votan son del mismísimo sindicato de directores. Y así respectivamente en cada sindicato, de cada área, para cada premio.
Por eso, aquella hazaña lograda por “El pianista” a la que me referí hace una semana, hoy por hoy suena como un hecho casi increíble, difícil de materializarse, inverosímil. Y en realidad estamos hablando de una entrega de hace siete años atrás, no más.

Más allá de los premios previsibles, quiero destacar que por primera vez en varios años coincido con el Oscar a la mejor Película y al mejor Director. Uds. Se preguntarán: ¿pero si este hombre poco más que hizo lobby por el premio para Daldry y para Hare? Y es verdad, pero también es cierto que aún no vi “El lector” (única que me queda), y que me dejo llevar por la admiración que siento por ambos, director y guionista, luego de “Las horas”.
Lo cierto es que a mí “Slumdog Millionaire” me pareció un cuento perfecto, una historia de amor conmovedora, y sin erotismo ni seducción de por medio. Una proeza fílmica, una belleza de planos y una coherencia actoral de méritos mayores. Y me alegra de que Colson (productor), Boyle y Beaufoy (guionista) carguen con sus respectivos Oscar.

Desde 2005, con el triunfo de “Million Dollar Baby”, que no coincido con la Academia en la mejor Película. E inclusive ese año, si bien el film de Eastwood me marcó como pocos, no me pareció que mereciera el lauro a mejor Director. Creo que lo filmado por Scorsese para la, paradójicamente, fallida “El aviador”, fue un capolavoro de un artista que sabe dirigir con maestría. Así, ni en 2.006 estuve de acuerdo con el triunfo de “Vidas cruzadas” (aunque tampoco lo hubiera estado con “Secreto en la montaña”) y de Ang Lee, ni en 2.007 compartí elección con “Los infiltrados” y con el mismo Scorsese (esta vez no consideré lo suyo un trabajo mayor.) Finalmente, tal vez la mayor desilusión, una vez visto el film, fue el año pasado, con el triunfo de “Sin lugar para los débiles” y, más aún, con el premio a mejor Dirección para los hermanitos irónicos Coen. La víctima de ese robo fue Paul Thomas Anderson, por un descomunal trabajo visual y narrativo en “Petróleo sangriento”. Pero mayor fue la decepción ante la que considero una de las omisiones más imperdonables de la Academia: la de Joe Wright como mejor Director, por “Expiación, deseo y pecado”. Su labor era aún superior a la de Anderson.

Volviendo a la actualidad, Boyle demostró ser un narrador exquisito para esa fábula que será recordada como “Slumdog Millionaire”. Y en relación a los actores, Kate Winslet por fin ganó, en la única actuación que me queda por “evaluar” y seguramente apreciar, de las diez correspondientes a actores. También hubo justicia para Sean Penn, pero no utopía. Si leen otro post, expresé la superioridad, por poco, es cierto, de la labor de Langella, a quien más allá de mi deseo sí creí que podía triunfar, más que Daldry o Hare. Pero como lo de Penn es notable, me alegré mucho, y aquí la Academia me sorprendió, pues yo esperaba a los votantes aplaudiendo a rabiar a Mikey Rourke, “babeándose” con su “redención” hiperinflada en “El luchador”.
Penélope, bueno, no era mi elegida. Amy Adams tenía mayor mérito, pero creo que a Cruz le juega a favor ese “no se qué” ganado en Hollywood desde “Volver”. Y por ello nunca mejor citados en su speech de agradecimiento sus maestros, aquellos que la fueron esculpiendo frente a la cámara: Trueba, Bigas Luna y, claro, Almodóvar.

Una ceremonia precisa y directa, no muy extensa, justa en casi todos los rubros, con la certeza confirmada del triunfo avasallante de Sumdog, con la “pequeña sorpresa” del Oscar a Penn y la verdadera sorpresa en relación al film extranjero: “Departures”, por Japón. Aquí sí que acerté, pues intuía que luego de 12 nominaciones en la historia de Japón, ya era hora de que un Oscar vaya a parar a las tierras de don Kurosawa.

Correcto y ágil Hugh Jackman, medido e histriónico, con buenos cuadros musicales. Poca atracción (esto es personal) por parejas presentadoras de alto perfil como Sarah Jessica Parker y Daniel Craig, o los chicos de High Scholl (aunque entienda los motivos: el target al que apuntaban en la audiencia), y destacados “hosts” como el dúo Tina Fey-Steve Martin o Jenifer Aniston-Jack Black. Desopilante también la parodia a Joaquin Phoenix de la mano de Stiller, a quien le podrían dar un Oscar por “Actuación especial en cada entrega” (sino recuerden aquella vestido de verde presentando el premio a Efectos Visuales.)

Lo mejor: excelente idea las presentaciones en quinteto para cada actor/actriz. Emotivas presentaciones como DeNiro/Penn, Cotillard/Winslet, Loren/Streep, MacLaine/Hathaway (estoy enamorado de Anne, esa sonrisa!), o en los secundarios: Saint/Davis, o la de Amy Adams (no recuerdo quién la presentó, pero qué emocionadas estaban las chicas de “La duda”, ya por eso quería que ganaran!)

Hemos analizado, una más y van, otra noche de los Academy Awards, esos premios que por momentos son soporíferos, aunque de vez en cuando ofrecen ovaciones de pie y discursos emotivos que conmueven a uno, despertando la eterna fantasía del Oscar propio…

domingo, 22 de febrero de 2009

Extrañas predicciones, pero me tengo fe...

Mejor Película:
Slumdog Millionaire

Mejor Director:
Stephen Daldry (El lector)

Mejor Actriz:
Kate Winslet (El lector)

Mejor Actor:
Frank Langella (Frost/Nixon)

Mejor Actriz de Reparto:
Amy Adams (La duda)

Mejor Actor de Reparto:
Heath Ledger (The Dark Knight)

Mejor Documental:
Encounters at the End of the World, de Werner Herzog

Mejor Guión Adaptado:
David Hare (El lector)

Mejor Guión Original:
Andrew Stanton y Jim Reardon (Wall-E)

Mejor Película Animada:
Wall-E

Mejor Película en Idioma Extranjero:
Departures, de Yojiro Takita (Japón)

Mejor Dirección de Arte:
The Curious Case of Benjamin Button

Mejor Fotografía:
Wally Pfister (The Dark Knight)

Mejor Vestuario:
The Duchess

Mejor Corto Documental:
The Conscience of Nhem En

Mejor Montaje:
Slumdog Millionaire

Mejor Maquillaje:
The Curious Case of Benjamin Button

Mejor Banda Sonora:
The Curious Case of Benjamin Button

Mejor Canción Original:
“Jai Ho” Slumdog Millionaire

Mejor Corto Animado:
La Maison en Petits Cubes

Mejor Corto Ficción:
Auf Der Strecke (On the line)

Mejor Mezcla de Sonido:
Slumdog Millionaire

Mejor Edición de Sonido:
The Dark Knight

Mejores Efectos Visuales:
The Dark Knight

Nosotras que nos queremos tanto, sobre "La boda de Rachel", de Jonathan Demme



Expectativas:

•Hace tiempo que tenía ganas de verla, había escuchado variados comentarios y se perfilaba como una de las máximas exponentes del cine independiente actual.
•Jonathan Demme dirigiendo a Anne Hathaway.

Transición: sobre conflictos familiares, reencuentros, celos y admiración entre hermanas, huéspedes metiches, y la caótica organización de una boda en la misma casa donde ocurre todo eso…
La cámara no para un momento, se percibe que Demme está probando cosas nuevas. Bill Irwin impecable como el padre que pone paños fríos entre las hermanas que han compartido tanto, pero que ahora les cuesta estar unidas por ese casamiento.
Anne Hathaway merece la nominación al Oscar con seguridad. Está excelente en su rebelde y conflictuada Kym, pero si debemos hacer una lista de los olvidados de esta temporada, sin dudas entre los primeros puestos, uno le corresponde a la hermana de Kym, la Rachel del título, interpretada por una expresiva y luminosa Rosemarie DeWitt. Mientras que Debra Winger responde con oficio y entrega a la madre de esa familia en las pocas escenas que le toca jugar.
El guión de Jenny Lumet (hija del prolífico Sidney) permite el lucimiento de todos ellos, a la vez que transmite la euforia y los nervios de una típica boda en la que abundan las relaciones humanas. Su trabajo también merecía nominación.

Créditos: un par de escenas conmueven. Sólo un abrazo que resume todo entre la madre y sus hijas, o el peso que siente Kym luego de una pelea con su madre, o el momento de comedia en la cocina, que termina en desconcierto y dolor.
Demme agota con tanto movimiento, y uno se pregunta si era necesario. Abusa también de la música, aunque le da variedad de ritmos a diversos momentos. Sin duda su máximo logro es en relación a sus actores.
“La boda de Rachel” es un filme agridulce, un drama que habla de los tragos difíciles de la vida y del poder del hombre de intentar seguir adelante. Vale la pena

sábado, 21 de febrero de 2009

MEJOR ACTRIZ: KATE WINSLET, CLARO.



Mi secreto me condena VS Yo, la peor de todas

El film de Barbet Schroeder que le valió el Oscar a Jeremy Irons en alusión al papel de KATE WINSLET, y la película de la argentina María Luisa Bemberg, que protagonizó Assumpta Serna, en referencia al rol de MERYL STREEP.
Hay una clara favorita, y ella es Kate. Meryl la tiene difícil, aunque si nos guiamos porque es la actriz más nominada, siempre tenida en cuenta por la Academia, estamos omitiendo un dato que la convierte en una etrena perdedora: Streep perdió 12 de las 14 nominaciones que tuvo, y su último Oscar lo recibió ¡hace 26 años! Tendrá, con su nominación número 15, su revancha y su tercer Oscar?

Kate Winslet en “El lector”

Premios como Actriz Secundaria:

•Broadcast Film Critics Association Awards
•Chicago Film Critics Association Awards
•Golden Globes, USA
•Screen Actors Guild (SAG) Awards

Premios como Actriz principal:

•BAFTA Awards
•London Critics Circle Film Awards
•San Diego Film Critics Society Awards

Meryl Streep en “La duda”

•Broadcast Film Critics Association Awards
•Kansas City Film Critics Circle Awards
•Screen Actors Guild (SAG) Awards
•Washington DC Area Film Critics Association Awards

¿Sorpresas aquí? Con el premio caliente aún, recién otorgado a la Mejor Actriz en un Film Independiente, Melissa Leo se impone ante Anne Hathaway. Y se habla cada vez más de esta actriz ya no tan joven, con años de carrera como actriz secundaria. ¿Vendrá su consagración en “Frozen River” con el Oscar como broche? No creo, pero sí le auguro el tercer lugar, aunque eso nunca lo sabremos…

MEJOR ACTOR: ¡FRANK LANGELLA!


MICKEY ROURKE - SEAN PENN VS FRANK LANGELLA

El luchador y el activista gay contra la “redención” de Richard Nixon

Premios para Rourke como Actor principal:

•BAFTA Awards
•Boston Society of Film Critics Awards
(único premio compartido con Sean Penn)
•Central Ohio Film Critics Association
•Chicago Film Critics Association Awards
•Florida Film Critics Circle Awards
•Golden Globes, USA
•Kansas City Film Critics Circle Awards
•London Critics Circle Film Awards
•San Diego Film Critics Society Awards
•San Francisco Film Critics Circle
•Toronto Film Critics Association Awards
•Washington DC Area Film Critics Association Awards

Premios para Penn como Actor principal:

•Boston Society of Film Critics Awards
(único premio compartido con Mickey Rourke)
•Broadcast Film Critics Association Awards
•Los Angeles Film Critics Association Awards
•New York Film Critics Circle Awards
•Palm Springs International Film Festival
•Phoenix Film Critics Society Awards
•San Francisco Film Critics Circle
•Screen Actors Guild (SAG) Awards
•Southeastern Film Critics Association Awards

12 premios para Mickey Rourke contra 9 para Sean Penn.
Sin embargo, creo que la máxima sorpresa de la noche, y bien merecida, será el triunfo de Fran Langella por sobre los dos favoritos, aunque Langella haya obtenido 8nominaciones y sólo haya ganado un premio, el de Las Vegas Film Critics Society Awards.
No lo olviden: Langella será el Mejor Actor.

Actor de Reparto: Heath Ledger

EL GUASÓN QUE SUPERÓ CON CRECES AL DE JACK NICHOLSON

HEATH LEDGER in “The Dark Night”

Premios como Actor Secundario:

•BAFTA Awards
•Boston Society of Film Critics Awards
•Broadcast Film Critics Association Awards
•Central Ohio Film Critics Association
•Chicago Film Critics Association Awards
•Florida Film Critics Circle Awards
•Golden Globes, USA
•Kansas City Film Critics Circle Awards
•Las Vegas Film Critics Society Awards
•London Critics Circle Film Awards
•Los Angeles Film Critics Association Awards
•Online Film Critics Society Awards
•Phoenix Film Critics Society Awards
•San Francisco Film Critics Circle
•Satellite Awards
•Screen Actors Guild (SAG) Awards
•Southeastern Film Critics Association Awards
•Toronto Film Critics Association Awards
•Washington DC Area Film Critics Association Awards
•Australian Film Institute (único premio como Actor protagónico)

Para Ledger no habrá adversarios. Su actuación no tiene rivales posibles, y su Guasón merece todos los reconocimientos. Su muerte no ha alimentado el triunfo unánime, en todo caso, su magnífica composición.
Ha ganado absolutamente todos los premios a los que fue nominado, y mañana culminará su larga victoria con el Oscar.

Actriz de Reparto: Amy Adams



LA EX NOVIA INESTABLE VS LA MONJA DUBITATIVA

Penélope Cruz en “Vicky Cristina Barcelona”

Premios como Actriz Secundaria:

•BAFTA Awards
•Boston Society of Film Critics Awards
•Gaudí Awards
•Kansas City Film Critics Circle Awards
•Los Angeles Film Critics Association Awards
•National Board of Review, USA
•New York Film Critics Circle Awards
•Santa Barbara Internatinal Film Festival
•Southeastern Film Critics Circle Awards

Amy Adams en “La Duda”

Ningún premio, ha cosechado seis nominaciones incluyendo BAFTA, Golden Globe y SAG Award.

Pareciera no tener posibilidad, pero su nombre suena cada vez más fuerte, su rol es muy importante en el film, y es casi protagónica. Está al nivel del elenco, y le toca interpretar un rol nada fácil.
Subjetivamente su labor me parece superior a la de Cruz, y creo que va a ser una de las sorpresas de la noche.

¿Tercera en discordia? VIOLA DAVIS

Siete nominaciones, dos premios:

•Black Reel Awards
•National Board or Review, USA, Best Breakthrough Performance – Female, algo así como Mejor Revelación Femenina

El cuarto poder, sobre Frost/Nixon, de Ron Howard


Expectativas:
•Ver a Frank Langella como Nixon, sin más.

Transición: latente, cautivante, lúcida, precisa, notable.
Esos adjetivos le caben muy bien a “La entrevista del escándalo”, subtítulo con el que se conoció en Argentina a “Frost/Nixon”.
Dos horas reloj que se pasan volando, en un clima perfectamente calculado de tensión in crescendo, en un duelo actoral sumamente bien encuadrado y aprovechado por Howard, y majestuosamente montado por los dos editores que vienen acompañando a Ron desde “Una mente brillante”.
Sabemos bien que se basa en una obra de teatro, por lo tanto, permítanme una comparación que sirve para un cuentito con la moraleja de “qué es un buen director”. Veamos entonces dos films basados en obras teatrales: “La duda” y “Frost/Nixon”. Ambos, piezas dramáticas de prestigio, colmadas de premios, muy bien actuadas y con dramaturgos de peso atrás. Que en ambos casos adaptan sus obras al cine, y consiguen la nominación al mejor Guión Adaptado. Pero el primero asume el riesgo de dirigir ese material en cine. Lo cierto es que en materia de actores, ambos tienen con qué relajarse. Los dos elencos pueden ser formidables. Pero Morgan, el segundo, no recoje el guante como director, así que quien maneja los hilos es el director Ron Howard.
Resumiendo: guión y dirección de Shanley en la primera, dirección de Howard en la segunda. Sobre “La duda” ya he expresado que es un correcto film en el que se lucen los actores. El guión es bastante bueno, pero el film no es redondo. “Frost/Nixon” parte de una entrevista verídica, en la que todos esperamos que el entrevistador “quiebre” al entrevistado. Guiándonos por los acontecimientos históricos, el resultado es previsible. Pero aquí sí estamos ante un film redondo.
Pues bien, la moraleja es que Ron Howard sabe trasladar excepcionalmente de las tablas al celuloide un relato en el que pareciera que no hacen falta más que dos actores. Y vaya que esos dos actores tienen presencia en el film, pero no se los ve solos, abandonados, clamando por un escenario, incómodos con sus parlamentos, en la gran pantalla.
Howard revuelve lentamente el caldo, y el gusto que tiene el plato final es delicioso.

Créditos: Michael Sheen es Frost, tan protagonista como Langella, e ignorado por cuanto premio ha habido. Su labor es encomiable, y está a la altura del veterano actor, como un firme opositor, como una ejemplar contrafigura. Frank…, Frank… Su Nixon es carismático, con presencia, ambivalente, sarcástico, entrometido. La cámara ama a ese Nixon, es decir a Langella. Soporta los mejores primeros planos, y la composición toda es sencillamente excelente.
Antes dije que si hay justicia, Penn debe ser premiado por sobre Rourke. Ahora me actualizo: el Oscar a mejor Actor, si hay utopía, es para Langella. Penn está cerca, ¿y Rourke? A miles de kilómetros.

La razón que te demora, sobre El curioso caso de Benjamin Button, de David Fincher


Expectativas:

•Gran producción gran
•Un trailer que me había dejado con la boca abierto por el virtuosismo visual
•Las trece nominaciones al Oscar

Transición: lejos la peor de las nominadas a mejor película (aunque resta ver “El lector”), Fincher me desilusionó, quizá no la tuvo fácil con un presupuesto descomunal, un par de estrellas, y la notoria presión de los estudios por realizar “un tanque distinguido”.
Al comienzo del año casi me prometí no escribir sobre aspectos negativos de los filmes, evitaría trasnformarme en los críticos, pero la realidad es que en este film hay pocas cosas buenas. Empezando por un mediocre guión de un señor escritor que ha brindado libros formidables como los de “Forrest Gump”, “El Informante” o “Munich”, es decir: ¿qué le ocurrió? No puedo evitar caer en la expresión de que quiso lograr un revival al estilo Forrest Gump, y ciertamente su trama es lenta, insípida, artificial, llena de frases deplorables, sosa.
Otra expresión común: claro que es impecable a nivel técnico! Aunque la fotografía, en comparación, no esté al nivel de “Slumdog Millionaire”, o de “Sólo un sueño”, o inclusive de Milk, sin dudas la más arriesgada y certera desde la imagen. Los decorados, la ambientación y el vestuario son sobresalientes, y el maquillaje y los efectos visuales más que dignos y a la altura de los desafíos que presenta el relato. Sin embargo, también me decepcionó la banda sonora de Alexandre Desplat, un artista que ha registrado musicalmente films como “Syriana”, “Al otro lado del mundo” o “Crimen y lujuria”. Aquí, no acierta en la música, y la misma atenta contra el film, del mismo modo que lo hace la voz en off que expresa las frasesitas de Roth.
Por último, pero no menos importante, nos queda el elenco. Correcto, no más. Y volviendo a los Oscar: A) enhorabuena que no nominaron a Cate Blanchett, no lo merece, no hay tras ella un papel rico en matices y digno de nominación. B) Me resulta incomprensible y ciertamente mediocre la nominación a Brad Pitt. Su personaje atraviesa realmente varios dramas, pero Pitt está siempre en el mismo volumen, no hay en él exabruptos, ni bajones, ni gestos de más, ni miradas profundas, menos que menos.
C) Lo mismo vale también para Taraji P. Henson. Tiene un rol simpático y ya, su nominación es una generosidad que se permitió la Academia, y punto.

Créditos: a juzgar por lo expresado, las dos horas y media no ayudan, y ciertamente Fincher no sale airoso del reto de condensar un buen cuento de amor y fantasía. El ha expresado su desacuerdo con el montaje final, acaso sea, leyendo entrelíneas, un mea culpa?
A favor: la secuencia del reloj, la de las acciones condicionales (“qué hubiera ocurrido si…”), y cierto clima logrado en el geriátrico donde Pitt se cría, y donde muere.
Se ha dicho la falta de química entre Blanchett y Pitt, que no desentonaron como matrimonio en crisis en “Babel”, pero aquí, ciertamente, hay mayores méritos en el cruce entre Pitt y Tilda Swinton. Tal vez, Tilda hubiera encontrado otros atributos en el protagónico, pero, a fin de cuentas, no le podemos echar la culpa a Cate, e inclusive, a Brad. Desde el vamos, los cimientos eran de temer.
Aplauso para el único detalle magistral del guión: la reiteración del personaje que habla de las siete veces que un rayo lo tocó, y sus respectivos flashbacks.
N.A.: el título corresponde a una canción de Rata Blanca. He cambiado nombres de films por temas musicales, en este caso, por la alusión más que pertinente del título con la trama.

jueves, 19 de febrero de 2009

"El lector": ¿tras los pasos de "El pianista"?

Futuro condicional: diversas posibilidades para la noche del 22

En la edición número 75 de los Academy Awards, la gran favorita era "Chicago", un destacado musical que podía ser galardonado dentro del género, luego de tantas décadas sin ser premiado ninguno como el mejor film. Su sombra era la épica ambiciosa y algo irregular "Pandillas de Nueva York", cuyo director, Martin Scorsese, sonaba fuerte a alzarse, finalmente, con el Oscar a mejor Director. Analogías y distancias mediante, "Slumdog millionaire", sin ser un musical, pero con su cosecha de premios y calurosas críticas a favor en Hollywood, sumado a la aprobación del público a nivel mundial, ocupa claramente el lugar del favorito, y "El curioso caso de Benjamin Button" puede ser comparada (por su gran producción, excelente factura técnica, notables estrellas y un director de las grandes lides actuales) con "Pandillas de Nueva York" que, al margen de la suerte que pueda tener el film protagonizado por Pitt, en dicha entrega se fue con las manos vacías, entre diez posibles nominaciones, y un nuevo espaldarazo de la Academia hacia Scorsese.
Esa noche, una ceremonia fría y distante, afectada por el reciente atentado a las Torres Gemelas y el posterior clima de pánico en la tierra del norte, hubo un "tapado" que sorprendió con tres de los Oscar principales, opacando el consentido triunfo de "Chicago" como mejor película: "El pianista".
Esa gran obra, previamente galardonada con la Palma de Oro en Cannes, le valió al ausente con aviso Roman Polanski, el Oscar a mejor director, en uno de los momentos más sorpresivos y justos de la noche, con un Scorsese vencido aplaudiendo de pie ante un escenario vacío, pues es sabida la situación de Polanski como prófugo de la justicia en ese país. Pero además, Adrien Brody triunfó como mejor Actor, sobre cuatro pesos pesados como Daniel Day Lewis, Jack Nicholson, Michael Caine y Nicolas Cage. Su reacción cuando dijeron su nombre, es hoy recordada como una de las más histriónicas y emotivas, junto a las de Roberto Benigni, Cuba Gooding, Jr., o Halle Berry, por ejemplo.
La tercera estatuilla, fue para el guión adaptado, firmado por el veterano Ronald Harwood.
Pues entonces, este año esa situación podría repetirse, cierto que con menores chances, para "El lector", el cual dejó de ser "la sorpresa" entre las nominadas para convertirse poco a poco en un film, sino con fuertes posibilidades, a respetar a la hora de los anuncios. Los académicos podrían premiar a Slumdog como mejor película, y respaldar el máximo galardón con los premios a Banda sonora, Canción original, Montaje y Fotografía. Y, por otra parte, "El lector" sería la sorpresa de la entrega, sumando al casi seguro triunfo de Winslet como mejor Actriz, el Oscar a guión adaptado para David Hare (perdedor por "Las horas" contra Harwood en 2002) y, por qué no, el de mejor director para Stephen Daldry.

Analicémoslo: el libro homónimo en el que se basa la trama, ha sabido ubicarse entre los más prestigiosos del autor Bernard Schlink, por lo que Hare realiza una adaptación seguramente prolífica, conociendo su mérito con el guión de “Las horas”, a mi criterio una labor por la que merecía el Oscar en lugar de Harwood. Seguramente, estamos ante una obra sin fisuras, al menos desde el guión (aclaro: no he visto el film) en la que Daldry y Hare se complementan a nivel artístico, y así ambos llegan nuevamente a la nominación.
Ahora bien: una cosa es que valoren y premien al film por su guión, y otra algo más dificultosa a su director, en un año donde aparece opacado por el triunfo avasallante de Danny Boyle, y con algunos que tuercen sus apuestas hacia Fincher (lo dudo mucho, lo veo como un perdedor seguro.)
Pero Daldry cuenta con un dato color más que interesante: proveniente del teatro, las tres veces que dirigió en cine llegó al rubro de mejor Director. Es un hecho único, y verdaderamente ejemplar. Ha demostrado ser un fino autor de dramas, de historias de vidas conflictivas y ambivalentes, y un excelente director de actores. Teniendo en cuenta “Billy Elliot” y “Las horas”, Daldry supo manejar los hilos con notable solidez, y ha conseguido las mejores actuaciones de los últimos tiempos en las carreras de Julie Walters, Ed Harris, Julianne Moore, Toni Colette, Jamie Bell y Nicole Kidman.
Por otra parte, si Kate gana en su rubro, será la segunda en la filmografía de Daldry (Kidman fue la primera con su Virginia Woolf.)
Entonces, ¿por qué no apelar al talento de un director que aún tiene mucho celuloide por registrar, pero que con tres filmes ha sabido ubicarse entre los mejores directores contemporáneos?

En busca del destino, sobre Milk, de Gus Van Sant


Expectativas

•Sean Penn.
•Gus Van Sant lejos de sus proyectos más personales
•El Oscar
•La historia en la que se basa

Transición: una biopic con un sólido guión, un modo particular de narrarlo, mezclando constantes imágenes de archivo con escenas de ficción, con una acertada fotografía con película de mucho grano, otorgándole al film una imagen lavada y fria, que sirve para adentrarnos en el contexto.
No es casual el título que le puse (no sólo por empecinarme en titular cada texto que publico con el nombre de un film, sino porque en este caso, al comienzo del film, cuando Harvey Milk es un desconocido, se encuentra frustrado porque a los 40 años no ha vivido ni producido algo significativo para con él mismo...)
El elenco es notable. Irreconocible Sean Penn (¿es él, es ese actor tan viril, tan masculino, ese eterno rebelde de Hollywood?), sólidos Emile Hirsch y Alison Pill, correctísimos Josh Brolin, Diego Luna y James Franco (que me recordó, vaya a saber por qué, al Ennis del Mar de Heath Ledger.)
Festín para los que saben apreciar una buena y variada banda sonora.
A Van Sant el cine “más comercial” o “de estudio”, no le queda grande. Aunque sigo prefiriendolo por “Elephant” o “Paranoid Park”, es mérito suyo y de un ajustadísimo guión la fluidez que tiene el film, no sólo dramático y/o trágico, sino también con logradas escenas de comedia y espíritu hippie.

Créditos: los últimos diez minutos. En ellos, Van Sant resuelve la escena del asesinato con un virtuosismo que me recordó a “Elephant”, y lo que viene luego, no puede ser menos que emotivo.
Si hay justicia, Sean Penn debiera ganar el Oscar. No hay comparación posible con lo de Rourke. No en vano el gremio de actores supo distinguirlo. Veremos…

sábado, 14 de febrero de 2009

Negocios entrañables, sobre Frozen River, de Courtney Hunt


Expectativas:
•Melissa Leo, a quien solo vi en “Los tres entierros de Melquíades Estrada” y “21 gramos”, en la cual me atrajo notablemente su labor. Desde ya, por haber obtenido un lugar entre las cinco nominadas al Oscar, por sobre Kristin Scott Thomas y Sally Hawkins.
•Courtney Hunt, por haber conseguido una nominación a mejor Guión Original, y por lo poco pero interesante que sabía de la trama.

Transición: Frozen river es un film de momentos. Creo que al arranque le falta un buen empuje, y luego el clima va “congelando al espectador en la butaca”… La trama está muy bien estructurada, pero considero que no está suficientemente lograda la relación que va construyendo la directora entre Melissa Leo y su socia de “negocios”, la actriz desconocida y premiada en algunos círculos de críticos Misty Upham.

Créditos: interesante labor del hijo adolescente de Leo. Impecable ella en su rol, con una cara que desde el minuto uno muestra tristeza, pesar, desolación. Dan ganas de darle un abrazo y consolarla.
Excelente secuencia la del bolso, interesante debut para Courtney Hunt, consagrada actriz Melissa Leo.

¡Qué bello es vivir!, sobre Sulmdog Millionaire, de Danny Boyle


Expectativas:
•Multipremiada, 10 candidaturas al Oscar, Premio Globo de Oro, Premio SAG al mejor elenco, Premio Bafta.
•Danny Boyle, un director que nunca me llamó la atención, hasta que más de uno me contó que en este film hace “lo que quiere” con la cámara.
•El hecho de que ya ocupe el lugar nº34 en el ranking de las 250 mejores películas en IMDb.com (sí, ya sé que es muy particular el rank, y no puedo creer que “The dark night” ocupe la 5º posición…)

Transición: un bellísimo cuento de principio a fin, lleno de dramatismo, crudeza, tensión, romance, adrenalina, diversión. Maravillosamente filmada, muy bien musicalizada, notable fotografía, excelente compaginación, cálidas actuaciones.
Si me hubieran contado previamente que se filmaría un proyecto sobre un joven de las villas que participa del programa “Quién quiere ser millonario?” no hubiera apostado mucho ni depositado expectativas.
Boyle narra con soberbio pulso, y al redondear los exactos 120 minutos uno sale embriagado por un film de excepción.

Créditos: merece sin duda el SAG al mejor elenco. Boyle logra lo mejor de cada actor, comenzando por el tiernísimo y natural Dev Patel, en un protagónico sin fisuras, altamente superior a actores nominados este año como Pitt, Jenkins, Shannon e inclusive Rourke. El niño que lo interpreta en la infancia transmite una empatía única, al igual que la niña que encarna a la joven y bella Freida Pinto. Muy buenas participaciones del conductor del programa y del hermano del protagonista. No hay un actor que pase la raya, que sobractúe, que esté en desnivel. Brillante trabajo de un verdadero elenco.
Si gana el Oscar al mejor film, voy a coincidir luego de tantos años de discrepancia. Una obra maestra, no lo dudo. Ni me detengo en el lugar común que ha adoptado la crítica en sus calificaciones pobres y en su lugar de fiscales. Claramente no entienden el sentido del film, y me pregunto inclusive, qué entienden por objetivo por parte del séptimo arte?
Vean esta joya…

lunes, 9 de febrero de 2009

La verdadera antesala del Oscar




Kate Winslet sigue arrasando en la carrera por el Oscar. Sin embargo, anoche, en la entrega de los premios Bafta, fue la primera vez que ganó por su rol protagónico por “El lector”, ya que tanto en los SAG como en los Golden Globes, había triunfado pero como actriz secundaria. Ridículo a esta altura, pues debiera estar bien establecido cuando un rol es protagónico y cuando es secundario. Pero ahora sí, Winslet, con el triunfo de anoche, se arraiga como candidata predilecta para convertirse en la mejor Actriz de la entrega número 81 de los Academy Awards.
Un poco menos previsible se presenta la categoría a mejor Actor. Si bien Mickey Rourke ha triunfado en los Globo de Oro y en los Bafta de ayer, Sean Penn obtuvo el premio del SAG, el gremio del sindicato de actores que suele coincidir con los actores que luego son premiados con el Oscar. Y por otra parte, tanto Rourke como Penn se dividen los premios de los círculos de críticos, aunque aquí la ventaja sea para Penn, con siete distinciones sobre tres para Rourke.
Por otra parte, como era sabido, Heath Ledger fue el mejor Actor de Reparto, y sus triunfos consecutivos (previsibles y seguros) camino al Oscar, recuerdan a los de Javier Bardem, Chris Cooper y Benicio del Toro, en la misma categoría, años atrás. Mientras que Penélope Cruz se consagró como mejor Actriz de Reparto en su primer triunfo fuera de su tierra, donde ya había ganado el Goya.

Ahora bien, ¿no estamos ante una entrega de Oscars un poco devaluada en cuanto a rubros actorales? Exceptuando a la magnífica composición de Ledger y su Guasón, y a la seguramente notable composición y definitiva consagración de Winslet (me animo a afirmarlo aunque aún no haya visto “El lector”), que Mickey Rourke y Penélope Cruz suenen fuerte en sus rubros, me hace un poco de ruido.
Realmente, considero que ni por lejos sus actuaciones son merecedoras de un Oscar, y creo que en el caso de Rourke, hay demasiada alabanza, y ese elogio constante que tanto gusta a los críticos estadounidenses de sobreestimar su labor hablando de “redenciones” y “carrera resucitada”, si bien es cierto que, a las claras, Rourke está en una nueva etapa artística, definitivamente mejor, y en boga de todo Hollywood.
La otra cuestión es: ¿Sean Penn, como rival principal, está a la altura de un nuevo Oscar? Cuando el jueves se estrene “Milk”, me sacaré la duda. Aunque a favor de Mickey, puedo decir que con sus rivales (menores) Brad Pitt y Richard Jenkins, no tendría problema. Es decir: aún no entiendo por qué nominaron a Pitt, y lo de Jenkins (medido y correcto) tampoco era para estar entre los cinco mejores. La sorpresa en esta categoría podría ser Frank Langella, en su rol de Nixon, papel que lo ha consagrado en las tablas de Broadway antes de hacerlo en cine.

Y Penélope, si bien no es favorita, desde las primeras premiaciones ocupó un lugar por “Vicky Cristina Barcelona” en todas las categorías de actriz secundaria. Perdió en las ocasiones que tuvo que competir con Kate Winslet, pero desde que la Academia decidió que lo de Winslet era un protagónico, tanto la Cruz como Amy Adams y Viola Davis (“La duda”), ganaron en posibilidades. Con menos chance (¡y con justicia!) completan el quinteto Taraji P.Henson y Marisa Tomei.
En definitiva, y sin lugar a dudas, este año los rubros más interesantes serán Actor de Reparto y, sobretodo, Actriz principal.

Un año atrás, los premios Bafta fueron realmente “la antesala del Oscar”, pues sorprendieron premiando a la mejor actriz principal y secundaria: Marion Cotillard (cuando la favorita era Julie Christie) y Tilda Swinton (Cate Blanchett sonaba como ganadora). Los triunfos se repitieron en los Oscar.

¿Será, entonces, Mickey Rourke, muy a mi pesar, el mejor actor?
¿Logrará Penélope Cruz, con suerte y muy posible viento a favor, un segundo Oscar para un actor español?

jueves, 5 de febrero de 2009

Barajar y dar de nuevo


Este nuevo año, en el que es mi espacio para hablar libremente del cine que consumo por gusto y placer, intentaré apartarme un poco de ese modo de juzgar y muchas veces condenar y/o alabar excesivamente a una película.
Procuraré centrarme sobretodo en los aspectos positivos que le encuentre a cada film, y aquel que vea como espectador y no le encuentre esa cuota virtuosa, pues entonces no tendrá un espacio de expresión en el blog (lo cual no difiere demasiado de las publicaciones del último año.)
La verdad es que muchas veces “me enveneno” por el ensañamiento de algunos críticos para con determinados directores, géneros, actores o corrientes cinematográficas, y pienso que no están realizando bien su trabajo. Yo no soy crítico, y este blog no es una columna periodística sobre cine, entonces creo conveniente buscar otros modos de expresión al momento de dar una opinión, mirada, sensación, o lo que fuere, sobre una película.
Voy a esmerarme para que quien lea este blog de ahora en más, encuentre ese cambio desde lo escrito sobre rollos y rollos de celuloide. Comienzo con los primeros films vistos en cine o en dvd de este 2.009, y que giran en torno a los premios Oscar en su edición 81 próxima a ocurrir. Así, por orden de visualización, citaré a “La Duda”, “Vicky Cristina Barcelona”, “Sólo un sueño”, “El luchador”, “El Visitante” y “El sustituto”.

Segundo año de Sala de Cine, los invito a compartirlo…

Perdona nuestros pecados, sobre LA DUDA, de JOHN PATRICK SHANLEY


Expectativas

•En años anteriores llegó al país como obra de teatro, con un dúo protagónico sumamente atractivo, conformado por Susú Pecoraro (luego reemplazada por Gabriela Toscano) y Fabián Vena. No pude ver la obra, pero las buenas críticas y los premios no tardaron en llegar.
•Al leer la noticia de que se estaba adaptando para cine, con otra dupla actoral más que convocante (Streep y Hoffman), sólo esperé la oportunidad de tenerla en la gran pantalla.

Transición: casi dos horas de duración, mucho diálogo –lo cual siempre me resulta atractivo mientras esté bien escrito- y notables actuaciones.
Demasiada expectativa sobre Meryl Streep. Lo cierto es que esta señora actriz está muy bien, pero claramente no se la va a recordar por este papel, y en su propio ranking, inclusive me cuesta ubicarla en un top five. Hoffman se luce en un par de escenas, mientas que Amy Adams tiene el rol más difícil, pues su personaje nunca estalla, y debe imprimirle a su criatura cierta ternura, inocencia y pudor, aspectos nada fáciles para actuar. Sale airosa. Finalmente, Viola Davis, en el rol con menos acción, se luce en una escena que conmueve por su llanto y su cara de sufrimiento, nada menos que con Streep de parteneire, quien queda disminuida por el brillo de la Davis.

Créditos: se percibe la dificultad en el pasaje del teatro al cine. El director se mueve ampliamente mejor como guionista, aunque su film no pierde el ritmo en ningún momento, y sabe con qué riendas controlar a esos monstruos de la actuación.

Mujeres al borde de un ataque de nervios, sobre VICKY CRISTINA BARCELONA, de WOODY ALLEN



Expectativas

•Penélope Cruz, actriz que no es de mi agrado, y los elogios a su performance.
•Ciertos rumores de encontrarme con el viejo Allen de la buena comedia.

Transición: simpática, agradable, más comedia que nunca en las escenas que interviene Cruz, buenas actuaciones en general, interesante protagonismo de Rebeca Hall, y elogiable riesgo tomado por Allen al otorgarle a la actriz menos conocida del elenco el rol más importante.

Créditos: me sorprendió Penélope, se sentía su ausencia y esperaba con ansias su regreso a escena. De todos modos no es para que gane un Oscar, pero si merece todos los elogios porque sabe brillar en sus momentos y le da mucha frescura al film.

Cosas que perdimos en el camino, sobre SÓLO UN SUEÑO, de SAM MENDES



Expectativas

•¡Reencuentro de DiCaprio y Winslet luego de Titanic!
•¡La vuelta al drama del director Sam Mendes!
•La estrategia de los distribuidores de esperar a la época del Oscar para cosechar nominaciones.

Transición: sólido duelo actoral, química, pasión, y también la frialdad de los personajes de Leo y Kate. Correctos encuadres de Mendes, quien sabe lucirse en las escenas oportunas. Intenso dramatismo y banda sonora, bella fotografía.
No creo que estemos ante un melodrama, sino ante un dramón bien definido. Disfruté la tensión en ciertos pasajes del film, y me conmovió la escena de baile de Kate Winslet.

Créditos: Mendes es amado u odiado, para él no hay término medio. He leído una crítica sumamente agresiva, injustificada y “ruidosa” del crítico Leonardo D’Espósito. Prácticamente falta que incluya una carta documento acusando a Mendes de ser un director, a pesar de él, talentoso.
Creo que Mendes buscó lo que filmó: el derrotero de una pareja en un contexto tan sensible como el de los años ’50. Vale!

Cinderella Man, sobre EL LUCHADOR, de DARREN ARONOFSKY


Expectativas

•Los múltiples elogios (y premios) a la labor de Mickey Rourke.
•El premio principal del Festival de Venecia para el film.

Transición: sólo me gustaron breves escenas, como la que Rourke “se luce” vendiendo en un almacén, o su mea culpa ante su hija, o la conexión que se da entre él y Marisa Tomei en las cuatro o cinco escenas que comparten.

Créditos: buen broche con el tema final de Bruce Springsteen. No me gustó el film, y acá cierro, fiel a mi idea de encarar los comentarios de films vistos este año.
Rourke está correcto: no le den el Oscar.

El turista accidental, sobre EL VISITANTE, de TOM McCARTHY


Expectativas

•El hecho de haberse destacado como film dentro del circuito independiente.

Transición: lenta y pausada. Correcta y menos aún, pero bien trabajadas las relaciones entre los personajes, sobretodo entre Richard Jenkins y Hiam Abbas.

Créditos: a Jenkins no le alcanza para estar entre los cinco mejores actores según el Oscar. Tom McCarthy merece una revancha como director y guionista, pues se aprecia su medido logro en la dirección actoral en general.

Todo sobre mi madre, sobre EL SUSTITUTO, de CLINT EASTWOOD


Expectativas

•Cualquier film nuevo de este cineasta es bienvenido para mí.
•El caso real en el que se basa.
•Los comentarios a favor de Angelina Jolie.
•La competencia y el rumor de triunfo que no fue en Cannes 2008.

Transición: atrapante de principio a fin. Sin baches. Notable elenco comandado por un intenso y logrado trabajo de Angelina Jolie. Complemento logrado entre un guión y una dirección.

Créditos: Angelina en su mejor labor (uno olvida que esta sufrida mujer es una estrella en exposición constante y rodeada de films mediocres en los últimos tiempos), Clint luciéndose con su marca registrada de encuadres contenidos prevaleciendo siempre la trama, la intensidad y la dirección actoral por sobre la estética en general.
Drama desgarrador, el género que más me gusta.
Reminiscencias en los flashbacks de otro drama trágico notable, “Mientras estés conmigo”.