jueves, 29 de julio de 2010

Ultimos visionados, del '70 a hoy

La Conspiración
Rod Lurie


La culpa es de Fidel
Julie Gavras

Regreso sin gloria
Hal Ashby

El último deber
Hal Ashby

Hud
Martin Ritt

Norma Rae
Martin Ritt

Sin miedo a la vida
Peter Weir

La pivellina
Tizza Covi – Rainer Frimmel

35 Rhums
Claire Denis

Tucker: un hombre y su sueño
Francis Ford Coppola

Justicia para todos
Norman Jewison

miércoles, 7 de julio de 2010

Glenda Jackson: la actriz sobrevalorada

Sí, tiene una presencia notable. Y una voz única. Sus miradas son intensas. Claramente es una actriz con carácter.
Y, en general, a sus papeles les ha impregnado esas dosis de tenacidad, de mujer fuerte, con personalidad.
Pero cuando hablo de “sobrevalorada”, me refiero al reconocimiento excesivo que ha tenido esta actriz británica en cuanto a premios se refiere.
Recientemente vi las dos películas que le valieron sendos premios Oscar como mejor Actriz, en las entregas de 1971 y 1974.
Por un lado, Mujeres enamoradas, dirigida formidablemente por Ken Russell (Tommy), un film definitivamente “de avanzada” para la época. Con todo, del cuarteto protagónico, apenas si sobresale la Jackson, y es sin duda alguna opacada por una jovencísima y pocas veces más vista, la actriz Jennie Linden. Jackson es casi secundaria, y realmente no descolla en ningún momento. Su actuación es medida y correcta, no más.
Si vamos a las comparaciones (sí, son útiles en cuanto a “premios” refieren), Glenda competía con Sarah Miles por La hija de Ryan, Ali MacGraw por Love Story y Jane Alexander por La gran esperanza blanca. Injusto.
Pero aún considero menos justificado su lauro a mejor Actriz por un rol mediocre en una comedia idem, que en su momento hizo mucho ruido, y que al verla hoy (sí, tal vez el paso de las décadas no ayuda) genera un mal sabor al espectador. Me refiero a Un toque de distinción, dirigida por Melvin Frank y coprotagonizada por un insoportable George Segal.
Aquí la Jackson se nivela con su compañero en un “duelo” típico de guerra de los sexos y de opuestos enfrentados bastante pobre, acudiendo a gritos y morisquetas que dan pena.
Por esas injusticias de los premios, otra vez, Glenda competía por ejemplo con Ellen Burstyn por El exorcista, Joanne Woodward por Deseos de verano, sueños de invierno y Barbra Streisand por Tal como éramos.

Como dato curioso, hay que decir que ninguna de las dos veces fue a recibir el Oscar. En la misma actitud rebelde y contra la corriente de Katharine Hepburne, también galardonada cuatro veces con el premio mayor, y también alguna vez con cierta injusticia (porque por Sabes quién viene a cenar? no lo merecía.)

Yo me quedo, mejor, con sus otros dos trabajos nominados al Oscar, por los que no ganó: Domingo maldito domingo, de John Schlesinger, y Hedda, sobre la mítica heroína del teatro Gabler.

martes, 6 de julio de 2010

Familia rodante, sobre Running on Empty, de Sidney Lumet



En Argentina la conocimos como Al filo del vacío. En España la rebautizaron Algún lugar en ninguna parte. Su título original es Running on empty, y es sin dudas, el film de la semana en mi blog.
Del prolífico Sidney Lumet, con un magnífico guión de Naomi Forner, y los protagónicos de River Phoenix, Judd Hirsch (impecables ambos) y Christina Lahti (luminosa y notable).
Lumet prioriza la bella y original historia, sin lucirse a nivel visual, como en otras tantas obras suyas. Con todo, y sin ser un film de enorme presupuesto ni mucho menos, el film se gana el corazón del espectador, en una historia conmovedora y fuerte, que nos habla de ideales, sueños, talentos y amores encontrados.
Nominada al Oscar a mejor Actor Secundario (River Phoenix, aunque es protagónico) y a mejor Guión original (perdiendo ante la inferior trama de Rain Man).
Debió haber sido nominada, sin dudas, Christina Lahti, también.

Véanla.

sábado, 26 de junio de 2010

Boyz n the Hood / Los dueños de la calle / Los chicos del barrio



Nominada al Oscar en 1.992 a la mejor Dirección y al mejor Guión original, ambos méritos de su realizador, John Singleton.
Entonces, dicho cineaste contaba con ¡24 años! Superó en edad a Orson Welles, quien fuera nominado en las mismas categorías por El Ciudadano (y levantaría su único Oscar por el guión de dicho film). Welles contaba con 26 años.
Singleton, además, fue el primer director afroamericano en conseguir la nominación al mejor Director. Recién este año, Lee Daniels lo secunda por su labor en Preciosa.
Boyz N the Hood fue una soñada ópera prima que, más allá de su virtuosismo y originalidad, sirvió como puntapié inicial para las carreras de Lawrence Fishburne, Ice Cube, Angela Basset y Cuba Gooding, Jr., en uno de sus papeles más medidos y logrados.

Sala de Cine recomienda, con viento a favor!

lunes, 10 de mayo de 2010

A SINGLE MAN / SÓLO UN HOMBRE, de Tom Ford


El 22 de abril del corriente, se estrenó en mi país A Single Man, bautizada aquí como Sólo un hombre. Y mis ansias por verla venían creciendo desde que su protagonista, Colin Firth, fuera premiado con la Copa Volpi al mejor actor en el Festival de Venecia, en septiembre de 2009. Por otra parte, era la ópera prima del diseñador de moda Tom Ford, y los elogios hacia él no tardaron en expandirse a lo largo del mapa mundial.

Sólo un hombre se ubica entre esos filmes de estudiada factura, donde desde el diseño de producción hasta la banda sonora, pasando por la fotografía y el vestuario, brillan por su presencia en relación al espacio temporal de la trama.
Basada en la novela de Chistopher Isherwood, la adaptación se centra en la vida del profesor de literatura George Falconer, quien deprimido por la muerte de su pareja Jim (Matthew Goode), decide ponerle fin a su propia vida, mientras rememora momentos felices en concubinato. En esos días decisivos, deberá enfrentarse con una amiga que lo desea, en la piel de una breve pero precisa participación de Julianne Moore, y el flirteo con un alumno de su clase, en el rol de Nicholas Hoult, el carismático partenaire de Hugh Grant en Un gran chico.

A Single Man está tan bien filmada, tan precisamente dirigida, con un elenco tan medido y correcto, pero por otro lado pierde en emoción y en dramatismo. Firth está muy bien, pero no deja de encarnar a un personaje bastante meditado y contenido, y ello se percibe hasta en las escenas de mayor sensualidad, o en la química lograda a medias con la amiga que encarna Julianne Moore. Por momentos, recuerda a aquel film protagonizado por esta última, Lejos del paraíso, y la sensación como espectador es similar.

Ford consigue un melodrama gélido, con buenas intenciones y los mejores recursos, pero promediando el film, hay escenas soporíferas que restan al producto final. Y la trama carece de giros y situaciones de mayor relevancia, por lo cual, a la media hora de visionado, ya está prácticamente todo dicho.

miércoles, 24 de marzo de 2010

Deliver Us from Evil – The Cove






Tiempo atrás, vi por primera vez Capturando a los Friedman. Llegó a mis manos casi de casualidad, y tuve que hacer un esfuerzo por verla, ya que no me atrae el género “documental”, o mejor, priorizo siempre las películas de ficción.
Quedé maravillado por esa historia, por el registro, los testimonios, las dudas, ambigüedades, y también los hechos, las pruebas, las causas y consecuencias.
Fue tal el impacto que generó en mí como espectador, que quise seguir alimentándome de otros films así de contundentes e intensos. Y por ese camino descubrí a Líbranos del mal (Deliver Us from Evil, 2007), de la realizadora Amy Berg, y nominado al Oscar.
Cito la sinópsis de Film Affinity: “Documental sobre los escándalos sexuales de la Iglesia Católica en Estados Unidos. […] Narra la historia del padre Oliver O’Grady, el más conocido pedófilo de la historia de la iglesia moderna. Depredador sexual compulsivo, carente de remordimientos, O’Grady usó su encanto y su autoridad como líder religioso para violar a docenas de niños de familias católicas por todo el norte de California durante más de 20 años. A pesar de los indicios y las quejas de varios feligreses, la jerarquía de la Iglesia urdió un elaborado plan para enmascarar sus delitos y desacreditar a sus acusadores mientras trasladaban al padre O’Grady de parroquia en parroquia. Unos documentos internos de la iglesia demuestran que violó y sodomizó con el pleno conocimiento de sus superiores. La directora Amy Berg contactó con el padre O’ Grady, y milagrosamente le persuadió para que interviniera en el rodaje del documental. Utilizando su escalofriante testimonio como punto de partida, la película expone el alto nivel de corrupción dentro del seno de Iglesia Católica, y anima a alguna de las víctimas a narrar sus desgarradoras experiencias.”
El film transmite una impotencia por la desidia y la simulada ceguera del alto clero que indigna, y los testimonios de las víctimas, hoy convertidos en adultos, son conmovedores. El momento de mayor crudeza llega cuando varios de ellos, con la ayuda de un sacerdote, redactan una carta dirigida al Papa, y viajan especialmente al Vaticano para ello. Sean testigos Uds. mismos de lo que ocurre. De visión obligatoria, sobretodo en escuelas de sacerdocio, aunque eso no vaya a suceder.
Asusta el dato del porcentaje de víctimas que callan sus testimonios de por vida, y que ronda un 80%.
En un registro bien diferente, con una mayor producción, y avalado por varios organismos no gubernamentales, quise ver el largometraje documental ganador del Oscar en la última entrega, La caleta (The cove, 2009).
Dirigido por el antiguo fotógrafo de National Geographic Louis Psihoyos, quien contactó al que fuera el adiestrador de Flipper, el encantador delfín que dio origen a la emblemática serie, y que actualmente se muestra arrepentido por haber formado parte del inicio de un mercado industrial poderoso a partir de la imagen de los delfines, y lo que devino de allí: acuarios, pesca ilegal, peligro de la especie, etc.
El film documenta la matanza de más de 23.000 delfines en una caleta en Taiji, Wakayama (Japón). Dicha caleta es de acceso denegado, y a Psihoyos y equipo se les ocurre infiltrar micrófonos submarinos y cámaras de alta definición camufladas como rocas.
La contundencia de las imágenes registradas da pavor. Ver una porción de mar teñida de rojo es de un impacto pocas veces visto.
Desde ya, aquí también visita al espectador la impotencia, al ver cómo los funcionarios japoneses hacen y deshacen a su antojo sin ninguna ley que se los impida.
Dos películas muy fuertes, pero realmente necesarias, dignas y honestas.

lunes, 15 de febrero de 2010

El suplicio de una madre, sobre PRECIOUS, de Lee Daniels

Tranquilamente, podríamos establecer una analogía entre la sufrida protagonista de Precious y la conflictiva joven de Rosetta. Pero, a ver, aclaremos algo, para evitar suspicacias y controversias: no se trata de comparar la filmografía de Lee Daniels -afroamericano con dos films en su haber, y segundo en su raza en competir por el Oscar a mejor Director- y los hermanos Dardenne -ganadores dos veces de la Palma de Oro en Cannes.- No establecerémos aquí las virtudes y defectos del cine de autor que pueden practicar los Dardenne, o del patchwork narrativo al que nos somete Daniels.
Se trata, simplemente, de enfocar la cuestión de un modo más original, pues quien haya visto ambos films, bien sabe que los roles de Gabourey Sidibe (nominada con justicia al Oscar) y Émilie Dequenne (ganadora como mejor Actriz en Cannes '99) son víctimas de un atroz círculo social y familiar.
Siguiendo con la línea trazada: ¿por qué Precious es considerada por algunos como “pornografía audiovisual” y Rosetta es una “obra maestra”? Seguramente, porque Precious tiene un nivel de explicitud y de morbo que los Dardenne siempre evitarían. Sin embargo, ambas logran sus objetivos: en determinado momento, sus protagonistas, o las circunstancias dadas, explotan.
Precious tiene el dialecto, los mohínes y ciertos clichés de los films encabezados por actores negros en personajes marginados. Desde Haz lo correcto hasta Hustle & Flow, pasando por Boy’z N the hood o Sugar, pero con la diferencia de que aquí las que llevan las riendas, para bien y para mal, son mujeres. La potencia de Mo’nique es arrasadora. Desde miradas gélidas hasta sonoros improperios, demuestra en presencia y esencia a una madre de temer, y logra que Faye Dunaway interpretando a Joan Crawford en Mamita querida parezca una serena mujer. Gabourey Sidibe, como esa hija sufrida y humillada, tiene la difícil tarea de enfrentarse a la amargura de su contexto, y esta joven sabe explotar todos los matices posibles, con el cuerpo y el alma.
Daniels, por si quedan dudas, no se mide. Va a los extremos, y sin ningún reparo hace uso alguno de la mesura. Antes que él, su guionista Geoffrey Fletcher lo precede. Y primera en el podio, Sapphire, la poetisa debutante en la novela con Push, el libro que inspiró al director para registrar las peores miserias.
Sabiendo lo sabido, entendiendo y siendo concientes de qué trata el film, y cual es el registro elegido, queda en los espectadores juzgarlo a Daniels.
Si Danny Boyle generó una guerra sin fin de polémicas con la mucho más discreta Slumdog millionaire, Precious seguramente será más recordada por el ruido que ha generado.
Lo dicho: el film está bien actuado y dirigido, y hasta escrito, con sus licencias y sus elecciones. Pero también, y a diferencia del film de Boyle, hay en Precious un film mucho más permeable a los odios y rechazos, a las polémicas y a los fervores, y todo ello opaca lo que queda con el tiempo, o no. Y Precious no será recordado como un film trascendental.

sábado, 13 de febrero de 2010

Al filo del peligro, sobre VIVIR AL LÍMITE, de Kathryn Bigelow



Vivir al límite -The hurt locker para los amigos- pasará a la historia como la primera película en la que una directora consigue el Oscar a mejor dirección. Es lo más probable, a estas alturas, y según los premios previos, las críticas, y el viento a favor.
Ahora bien: ¿es el film de Kathryn Bigelow un gran trabajo? Bueno, ella lo cumple con eficacia, pero cuesta pensar en esta obra como grande, como trascendental, y probablemente, en su sentido global, de aquí a un par de años no conserve el prestigio del que hoy parece gozar.
Aclaro, es un film digno, muy bien realizado, más que correcto, con varias secuencias tensionantes, y un elenco sólido. Pero personalmente considero demasiado la probabilidad de que gane el Oscar a la mejor Película. No lo es, y desde aquí empiezo a hacer más fuerzas que nunca por Bastardos sin gloria, el único film que saca varias cabezas de ventaja, a medida que voy viendo en pantalla grande, como corresponde, a sus competidoras.
Los que ya la han visto, y han vivido el ritmo y la tensión de los tres soldados de Vivir al límite, coincidirán conmigo en que los puntos altos son un logradísimo comienzo, con actor invitado incluído (Guy Pearce), así como también la secuencia en el desierto, con otra participación breve, esta vez de Ralph Fiennes, o un sentido dramatismo en las escenas en que el protagonista encuentra a un niño con una bomba en su vientre. Mientras que promediando el film, los últimos momentos de acción no defraudarán.
La cámara en constante movimiento, algunos encuadres virtuosos, el finísimo trabajo sonoro, y una edición impecable, hacen el resto.
¿Alcanza? Supongo que a esta altura, ya es cuestión de gustos. Bigelow la tiene clara, y así se termina de consagrar con un material que sabe manejar muy bien. Su Oscar como directora puede que sea inobjetable, aunque otra vez insisto con lo dicho sobre los Bastardos, y yo no he visto aún a un realizador que supere al soberbio de Tarantino.
Jeremy Renner es el líder que el escuadrón, y el film, necesita, con todos sus diálogos y momentos que en ocasiones transitan el cliché. Es un rol interesante, pero tampoco lo considero digno de nominación. Anthony Mackie y equipo lo secundan con oficio.
The hurt locker es un buen producto. No le es indiferente al espectador. Pero no es un film redondo. Tal vez la falla venga desde el guión, porque visualmente, Bigelow demostró que pudo hacer lo mejor que pudo, y verdaderamente no es poco, sino todo lo contrario.

miércoles, 10 de febrero de 2010

Best Supporting Actor



A esta altura, hablar del Oscar a Christoph Waltz como mejor secundario es casi una redundancia. Es algo tan previsible y conocido que pareciera que la ceremonia ya ocurrió, hace un buen tiempo. Sin embargo, aún queda un mes, pero él ya tiene su trofeo asegurado.
Lo dije en su momento, cuando vi Bastardos sin gloria en un cine, y luego lo expresé aquí mismo: "No se pierdan a uno de los villanos más increíbles de la historia del cine –sí, no exagero- en la piel del desconocido Christoph Waltz." Sala de Cine, 03/10/09.
Sin miedos afirmo que supera en crueldad y en soberbia interpretativa los muy lucidos trajes de Heath Ledger y Javier Bardem, y es claro que el film no sería lo mismo sin él (esto también les cabe a los otros dos, ojo.)
Ante semejante potencia, los restantes cuatro también le sirven de escolta, al igual que las chicas con Mo'nique. Pero quiero dejar en claro que me parece vergonzosa la nominación a Matt Damon. No puedo comprenderla, sepan disculpar. Mi lógica y mis sentidos no la entienden. Me parece una elección nefasta. Es injusto para los otros nominados, con sus lugares bien ganados, y mucho más aún, para los que quedaron afuera, a saber: Christian McKay (Me and Orson Welles, buena sorpresa hubiera sido); Alfred Molina (An education); Alec Baldwin (It's complicated, una lástima, su nominación hubiese significado una mayor amplitud de selección); Anthonie Mackie (The hurt locker).
Con todo, es una alegría ver "el debut" en Stanley Tucci y Christopher Plummer, y la segunda vuelta para Woody Harrelson, que viene a representar al actor que renace después de estancarse un poco, como ocurriera meses atrás con Downey Jr., Baldwin o Matt Dillon.
No quiero que aquí haya sorpresas, y creo que a la mayoría nos pasa, a diferencia del sinsabor que puede generarnos la victoria de Mo'nique. En este caso, queremos que gane Christoph Waltz, y que pronuncie un discurso políglota, como su camaleónico Coronel Landa.

martes, 9 de febrero de 2010

Best Supporting Actrees


Analizando categorías que importan

¿Qué serían los Oscar sin el mejor actor, la mejor actriz, el mejor secundario, la destacada de reparto? No serían Oscars, sino algo insípido y aburrido.
Entonces, analicemos de lleno esos cuatro rubros que valen las más de tres horas de ceremonia, a pesar de que cada año, haya mínimo dos de los cuatro con ganadores previsibles y casi indiscutidos.

Best Supporting Actrees

Será Mo’nique, sin dudas. Las otras cuatro la escoltan. Hay dos que la acompañaron en diversos premios, una que resaltó promediando las nominaciones, y una única sorpresa, más que bienvenida.
Mo’nique es la Jennifer Hudson del año. Actriz consolidada por otros medios (la tv aquí, la música en el caso de Hudson), afroamericana, debutante prácticamente en cine, con un papel a medida que sabe explotarlo hasta lo soberbio. Dreamgirls era un film menor, Precious... está por verse, pero Mo’nique ha sido una gran embajadora, y ha ganado del primero al último premio al que ha sido nominada, caso similar al de Hudson, con la diferencia que aquella podía caer en los Oscar si Adriana Barraza o Rinko Kikuchi se convertían en sorpresas en favor de Babel.
Nadie recordará a Mo’nique de aquí a dos años, como sucedió con Hudson (¿alguien la ha visto más allá de su triste papel en el film de Sex & the City?), pero se puede decir que al menos en este caso, en los rubros secundarios, la Academia se permite premiar realmente “lo mejor del año”, y no teniendo en cuenta trayectorias o deudas, como suele ocurrir en ocasiones en los rubros actorales principales.
Desde ya que Mo’nique no está a la altura de una trayectoria como la de Julianne Moore, ninguneada por los Oscar, y cierto es que Penélope Cruz y Vera Farmiga ya están bien sólidas, con varios proyectos por delante. El caso es que si realmente Mo’nique compone un notable papel, la Academia la premiará el 7 de marzo, y luego, si te he visto, no me acuerdo. Y no está mal que así sea.

Sensaciones
No me gustó que nominen a Penélope Cruz. Es claro que está de moda. Menos si tenemos en cuenta que afuera quedó Julianne Moore o Samantha Morton. Hasta hubiera preferido alguna sorpresa como Judi Dench, o el dúo de Bastardos sin gloria (Laurent y Kruger), o Susan Sarandon...
De todos modos, sí fue una alegría ver entre las cinco a Maggie Gyllenhaal. Actriz ascendente, gran soporte de Jeff Bridges, literalmente, es una buena oportunidad para que le ofrezcan mejores papeles.

Utopía: ver triunfar a Anna Kendrick, por su hermoso papel en Amor sin escalas, o a Vera Farmiga, en menor medida.

Otros premios cantados en la historia de la categoría:
  • Mercedes Ruehl, The fisher king
  • Jennifer Connelly, A beatiful mind
  • Renée Zellweger, Coldmountain
  • Rachel Weisz, The constant gardener

sábado, 30 de enero de 2010

Mis Apuestas finales: todas las categorías

Actriz secundaria
VERA FARMIGA // UP IN THE AIR
MAGGIE GYLLENHAAL // CRAZY HEART
ANNA KENDRIK // UP IN THE AIR
JULIANNE MOORE // A SERIOUS MAN
MO'NIQUE // PRECIOUS: BASED ON THE NOVEL PUSH BY SAPHIRE

Actor secundario
WOODY HARRELSON // THE MESSENGER
CHRISTIAN McKAY // ME AND ORSON WELLES
CRISTOPHER PLUMMER // THE LAST STATION
STANLEY TUCCI // THE LOVELY BONES
CRISTOPH WALTZ // INGLOURIUS BASTERDS

Actriz principal
SANDRA BULLOCK // THE BLIND SIDE
CAREY MULLIGAN // AN EDUCATION
GABOUREY SIDIBE // PRECIOUS: BASED ON THE NOVEL PUSH BY SAPHIRE
MERYL STREEP // JULIE & JULIA
ROBIN WRIGHT PENN // THE PRIVATE LIVES OF PIPPA LEE

Actor principal
JEFF BRIDGES // A CRAZY HEART
GEORGE CLOONEY // UP IN THE AIR
COLIN FIRTH // A SINGLE MAN
MORGAN FREEMAN // INVICTUS
JEREMY RENNER // THE HURT LOCKER

Director
KATHRYN BIGELOW // THE HURT LOCKER
JAMES CAMERON // AVATAR
MICHAEL HANEKE // THE WHITE RIBBON
JASON REINTMAN // UP IN THE AIR
QUENTIN TARANTINO // INGLOURIOUS BASTERDS

Película
(500) DAYS OF SUMMER
AVATAR
DISTRICT 9
THE HURT LOCKER
INGLOURIUS BASTERDS
INVICTUS
PRECIOUS: BASED ON THE NOVEL PUSH BY SAPHIRE
UP
UP IN THE AIR
THE WHITE RIBBON

Guión Adaptado
AN EDUCATION
A SINGLE MAN
DISTRICT 9
PRECIOUS: BASED ON THE NOVEL PUSH BY SAPHIRE
UP IN THE AIR

Guión Original
(500) DAYS OF SUMMER
A SERIOUS MAN
THE HURT LOCKER
INGLOURIUS BASTERDS
UP

Montaje
Avatar
The hurt locker
Inglourious Basterds
Star Trek
Up in the air

Fotografía
A serious man
Avatar
Inglourious Basterds
Nine
The white ribbon

Dirección Artística
A single man
Avatar
Harry Potter and the Half-Blood Prince
Inglourious Basterds
Nine

Vestuario
Brigh star
Coco avant Chanel
The imaginarium of Doctor Parnassus
Nine
The Young Victoria

Banda sonora
A serious man
Avatar
The informant!
Up
Where the wild things are

Canción
Avatar (I see you)
Brothers (Winter)
Crazy heart (The weary kind)
Nine (Cinema Italiano)
Where the wild things are (All is love)

Maquillaje
District 9
The imaginarium of Doctor Parnassus
Star Trek

Efectos Visuales
Avatar
District 9
Star Trek

Mezcla de Sonido
Avatar
District 9
The hurt locker
Inglourious basterds
Star Trek

Edición de Sonido
Avatar
District 9
The hurt locker
Transformers: revenge of fallen
Star Trek

Film de Animación
Cloudy with a Chance of Meatballs
Coraline
Fantastic Mr. Fox
Ponyo
Up

Documental
The cove
Food Inc
The most dangerous man in America: Daniel Ellsberg and the Pentagon Papers
Every little step
The beaches of Agnes

Film en Idioma Extranjero
A prophet – Francia
Ajami – Israel
Samson & Delilah – Australia
The secret in their eyes – Argentina
The white ribbon – Alemania

jueves, 28 de enero de 2010

El turista accidental, sobre AMOR SIN ESCALAS, de Jason Reitman



Amor sin escalas invita al buen cine, a apreciar una buena comedia, con buenos actores, un buen guión y una buena dirección. Amor sin escalas es una buena idea...
Ok, partamos de la base: ¿existen hombres, como George Clooney, con ese tipo de trabajos a cargo? ¿Es el retrato de Clooney fiel a un contexto y a un marco verosímil? No podría asegurarlo, pero con esta interpretación, Clooney me ha hecho olvidar su aura de mega estrella, de carilindo, de heredero del estilo Cary Grant.
Jason Reitman necesitaba a un actor que tuviera todo eso (extra) y que además fuera actor, buen actor. Y Clooney, debo decirlo, aquí termina por consagrarse.
Sí, estaba muy bien en Michael Clayton, o en Syriana, aunque más que bien yo diría distinto, no tan bien, no tan merecedor de un Oscar, pero lo dejamos pasar.
Sin embargo, uno puede pensar que este papel le calzaría bien a un Hugh Grant, o a un Richard Gere, años atrás. Pero se ve que Clooney tiene algo más (¿algo más de talento?), y consigue que, últimamente, todos tengan puesta la mira en él, y las críticas, y los premios, le han respondido fabulosamente.
Pero además, George consigue una química genial con su coprotagonista, la ascendente Vera Farmiga, encantadora, atractiva y absolutamente carismática, mérito tal vez de Reitman, o del mismo Clooney.
Y sumando los elogios, va la tercera punta: Anna Kendrick. Verdadera revelación, fresca, espontánea, con presencia y carácter. Sí, vale, el guión, más que bueno es muy bueno, y estamos ante una película “de actores”/”para actores”.
Evidentemente, Reitman lo tiene claro, y no sólo aquí, pues no olvidemos los elencos que formó en Gracias por fumar y en La joven vida de Juno.
Así las cosas, el combo resulta un éxito. Sumar los tres actores, más dinámica road movie, más ingeniosos y pulidos diálogos, más original planteo y desarrollo… ¡Film sin escalas!

La conquista del honor, sobre INVICTUS, de Clint Eastwood


El señor Eastwood tiene una constancia, una solidez y una conducta, para con su cine, intachables.
Un director que asciende a los ochenta años (n. 1930) pero que filma con el vigor y el ímpetu de un cuarentón, o el de una joven promesa.
Un artista que en los últimos cuatro años se despachó con dos dípticos (en 2006, La conquista del honor y Cartas desde Iwo Jima; en 2009, El sustituto y Gran Torino), y que en el corriente año se pone al día con su postergado proyecto de la biopic sobre Nelson Mandela.
Mucha agua corrió bajo el puente y, de hecho, Invictus, cuyo título original era El factor humano, no es precisamente la biografía de Mandela. Es la adaptación de una novela "deportiva e histórica" en relación al mundial de rugby de 1995, que atravesó a Sudáfrica y que le valió una jugada política "de película" a Mandela, de la que salió airoso.
Hablar de Morgan Freeman como Mandela es referirse a un rol que de antaño se le ha asignado (en el imaginario popular, y en reiterados rumores y proyectos) a este noble actor, por su condición física y parecido, y por sus propias ambiciones, y nuestras ganas como espectadores de verlo encarnar al ex presidente sudafricano y Premio Nobel de la Paz.
Eastwood dijo hace unos días algo muy cierto: "el que vaya a ver Invictus pensando en un film sobre el rugby, se decepcionará". Palabras más, palabras menos, dejó en claro que el film no es el típico relato sobre un gran partido o campeonato, de esos que han poblado la historia del cine de los E.E.U.U. Esta es la historia de cómo un presidente, en su flamante cargo, desafía a su propio pueblo, a sus admiradores y seguidores, y sorprende a sus detractores, y a los que debieran ser sus "enemigos", llevando a cabo el plan de hacer resurgir el equipo de rugby histórico de Sudáfrica, aunque su imagen recuerde a otra Sudáfrica, racista y discriminadora, parcial y elitista, alejada del margen popular, de la nueva masa, de los pobres y excluídos, ahora con voz y voto. Motivos más que interesantes para ser adaptados a la gran pantalla.
Uno de los méritos de Eastwood, presentes en un dramón como Million Dollar Baby, o en la anterior Gran Torino, por caso, es su habilidad para narrar en contextos dramáticos, situaciones simpáticas y hasta histriónicas, e Invictus no es la excepción. Desde el grupo de guardaespladas enfrentado en dos bandos, pasando por la asistente de Mandela, o algunas situaciones entre los deportistas en los entrenamientos, todas escenas trascendentales, pero necesarias, logradas, que amenizan y hacen de éste film un espectáculo sobrio e intenso, con la tensión justa en los momentos necesarios, y la calidez reinante, gracias a la entrega de Freeman, en una labor única e irrepetible. Se lo ve cómodo, seguro, creíble, demasiado pacífico y espiritual. Tal vez sea un Mandela muy idealizado, pero dentro del film el comedido sale bien. Y Matt Damon, en un marcado rol secundario, cumple con corrección su rol, pero no es merecedor de una nominación al Oscar, del mismo modo que Freeman no merece ser olvidado por la Academia, y así será.
¿Es el mejor Eastwood del último lustro? No, sus dos films anteriores calan hondo en el espectador, forman parte del melodrama al que tanto rigor y autoridad les implementó Clint. Con todo, Invictus es una interesante película, de 135 minutos que no pesan, de acción y emoción, de digno cine.
Por lo tanto, Clint sigue invictus. Queremos ver qué sigue en tu filmografía Clint.

lunes, 25 de enero de 2010

Academy Award Nominations - "Una semana antes"

Faltan 8 días. Pero luego de los SAG, los PGA, los Golden Globes, y los variados círculos de críticos, más algunas intuiciones y ciertos pálpitos de un digno seguidor de los Oscar, aquí van mis nominados en las categorías principales.
Los pintados de rojo, los "tapados", las sorpresas que pueden darle más color y riqueza a una temporada que, al menos en cuanto a nominados, se muestra bastante previsible.
Los invito a debatir, adelante!

Actriz secundaria:
VERA FARMIGA // UP IN THE AIR
MAGGIE GYLLENHAAL // CRAZY HEART
ANNA KENDRIK // UP IN THE AIR
JULIANNE MOORE // A SERIOUS MAN
M'ONIQUE // PRECIOUS: BASED ON THE NOVEL PUSH BY SAPHIRE

Actor secundario:
WOODY HARRELSON // THE MESSENGER
CHRISTIAN McKAY // ME AND ORSON WELLES
CRISTOPHER PLUMMER // THE LAST STATION
STANLEY TUCCI // THE LOVELY BONES
CRISTOPH WALTZ // INGLOURIUS BASTERDS

Actriz principal:
SANDRA BULLOCK // THE BLIND SIDE
CAREY MULLIGAN // AN EDUCATION
GABOUREY SIDIBE // PRECIOUS: BASED ON THE NOVEL PUSH BY SAPHIRE
MERYL STREEP // JULIE & JULIA
ROBIN WRIGHT PENN // THE PRIVATE LIVES OF PIPPA LEE

Actor principal:
JEFF BRIDGES // A CRAZY HEART
GEORGE CLOONEY // UP IN THE AIR
COLIN FIRTH // A SINGLE MAN
MORGAN FREEMAN // INVICTUS
JEREMY RENNER // THE HURT LOCKER

Director:
KATHRYN BIGELOW // THE HURT LOCKER
JAMES CAMERON // AVATAR
MICHAEL HANEKE // THE WHITE RIBBON
JASON REINTMAN // UP IN THE AIR
QUENTIN TARANTINO // INGLOURIOUS BASTERDS

Película:
(500) DAYS OF SUMMER
AVATAR
DISTRICT 9
THE HURT LOCKER
INGLOURIUS BASTERDS
INVICTUS
PRECIOUS: BASED ON THE NOVEL PUSH BY SAPHIRE
UP
UP IN THE AIR
THE WHITE RIBBON

Guión Adaptado:
AN EDUCATION
A SINGLE MAN
DISTRICT 9
PRECIOUS: BASED ON THE NOVEL PUSH BY SAPHIRE
UP IN THE AIR

Guión Original:
(500) DAYS OF SUMMER
A SERIOUS MAN
THE HURT LOCKER
INGLOURIUS BASTERDS
UP

domingo, 24 de enero de 2010

Cine Argentino 2009

« Valido la inscripción de este blog al servicio Paperblog bajo el seudónimo correotomas ».

Este es mi listado de films nacionales vistos a lo largo de 2.009. Dieciocho, un número para nada despreciable, que me permite analizar en forma el año transcurrido para nuestra industria.

Amo y señor: Juan José Campanella y su consagración definitiva. Sí, ya había demostrado su talento para llegar al gran público con nobles y dignos films. Pero aquí se reinventó, apostó por otro género, volvió a confiar en Darín y Villamil, "descubrió" a Francella y Gioia, y terminó por enamorar al pueblo argentino en un film del cual es difícil subrayar los contras. Basta con leer las blandas pálidas de algunos críticos que no se resisten a "odiarlo".

Revelación: Pablo Fendrik. Dos películas, a cual más innovadora y brillante. Dos relatos muy diferentes entre sí, un soberbio protagonista repetido (Arturo Goetz) y una solvencia para narrar y filmar que sólo alimenta mis ganas de asistir a sus nuevos films.

Decepciones: Carlos Sorín y su solemne La Ventana. Pobre a nivel guión, actuación, tempos. Válida, y a regañadientes, sólo por sus encuadres. Un paso hacia atrás.

Calidad risueña: Música en espera y Cuestión de principios fueron dos ejemplos de comedias ajustadas casi a la perfección, con buen ritmo, sólidos elencos, risas, aventuras, gags y vueltas de tuerca logradas.

Mujeres: variopinto panorama. Distinguida labor de Julia Solomonoff, con un muy buen film en el que los niños protagonistas logran transmitir infinidad de sentimientos y sensaciones. Tibio segundo intento para Lucía Puenzo, tal vez aún con esa sombra presente de la lograda XXY. Corrección y poco más de la mano de Celina Murga, aunque la crítica la haya amado y Scorsese respaldado. Mientras que Teresa Costantini sigue filmando, esta vez una "superproducción" que en manos de un Doria por ejemplo, se hubiera destacado mucho más. Odiada por los críticos, vale decir, Felicitas no es una mediocridad.

  1. El secreto de sus ojos, Juan José Campanella
  2. La sangre brota, Pablo Fendrik
  3. El Asaltante, Pablo Fendrik
  4. Música en espera, Hernán Goldfrid
  5. El último verano de la Boyita, Julia Solomonoff
  6. Cuestión de principios, Rodrigo Grande
  7. Toda la gente sola, Santiago Giralt
  8. El niño pez, Lucía Puenzo
  9. Tres deseos, Vivian Imar - Marcelo Trotta
  10. Días de mayo, Gustavo Postiglione
  11. El corredor nocturno, Gerardo Herrero
  12. Las Viudas de los Jueves, Marcelo Piñeyro
  13. Anita, Marcos Carnevale
  14. Mentiras piadosas, Diego Sabanés
  15. Felicitas, Teresa Costantini
  16. Una semana solos, Celina Murga
  17. Amorosa Soledad, Martín Carranza - Victoria Galardi
  18. La Ventana, Carlos Sorín